Ana səhifə

Michael Jackson Por Maria Ana D´Harcourt. Michael Jackson Testimonio personal


Yüklə 391.15 Kb.
səhifə1/4
tarix27.06.2016
ölçüsü391.15 Kb.
  1   2   3   4



Michael Jackson

Por Maria Ana D´Harcourt.






Michael Jackson


Testimonio personal
¡El escribir hojas y hojas… es un estilo aunque sea desde la tecnología! La integridad y el espíritu de un ser humano desde que venimos al mundo tienen a su vez un alhajero espiritual, frágil en su interior. No es posible destruirlo, no es mi estilo hacer sensacionalismo.
Enfoco de otro manera a Michael Jackson, humanamente, a nivel artístico, desde otro lugar… No es más de lo mismo.
Aquí, desde la ciudad autónoma de Buenos Aires desde donde puedo trabajar teniendo todo al alcance de la mano, sobretodo a mi ritmo, sobretodo repito, ir conociendo cada vez más a personas, sean o no artistas, para hacer una vida más sociable.
Soy adulta, pero pienso que no está mal escribir continuamente sobre mi niñez o profesión a modo de presentación generalizada, seguiré haciéndolo, no es sinónimo de no querer pisar la realidad ya que en Noticia Buena cada día entran miles y miles de lectores que todavía no me conocen, lo escribo para que ellos estén al tanto de mi camino en la vida. Esta es mi columna favorita.
Michael Jackson asegura con amor: “La gente sabe que yo haría cualquier cosa por mis hijos, ellos están primero, yo no le haría daño a ningún chico”.
La dedico:

A Michael Joseph Jackson, a su alma y espíritu.

A Michael Prince I, Paris, and Michael Prince II (Blanket).

A mi sobrino Mateo Scarafía.

A Silvia Agulla.

A Virtudes Martínez Gregory mi madrina de Confirmación.

A Lita et André, Chichi, Emmanuel et Inés, Déborah et Antonny, Jaque et Savanna, Betty et François, Pippa et Maximme, Malou... Michelle Giñoux, Marina, Eva, Xavier, Esther, Roberts, Américo, Roberto.

Muy especialmente a Estela Maciel, mi asistente personal y amiga.

A mis amigos artistas Cesar “Banana” Pueyrredon, Graciela Borges, Juan Cruz Bordeu.

A Teresa More, asistente personal que aprecio mucho por su onda en todo por ayuda cariñosa en la columna. A Viviana Malizia Berrios por traerme siempre noticias buenas o malas acercándome la actualidad, como ocurrió ante la partida de M.J., y por su colaboración en la columna, por abrocharme los papeles. Al apoyo incondicional de Nancy Zelada Jaque. A Soledad Zelada Jaque por el aporte de su visión y sus ideas. A mi coach literaria Ana Olivé.

Si les estoy contando mi vida paralelamente a la de Michael Jackson, para nada es por agrandada o esnob, estos son sinónimos que utilizo con el propósito que ustedes entiendan a lo que me refiero.


Mis vivencias se han dado de esta forma: las amistades de mi madre tuvieron mucho que ver con el mundo de la moda y el arte. Nunca quiso excluirme de su grupo… En vez de decirme lo que en general dicen algunas mamás a sus niños, que en mi caso hubieran dicho: -¡Kuki andá, jugá con tus amigos!- Siempre me incluyó con sus amistades, en una vida con personalidades europeas. Porque si una hacía esculturas… pintando al mismo tiempo, la otra diseñaba y cosía ropa, ¡y así sucesivamente! No había ni una que no perteneciera a ese mundo de celebridades. Algunas ya se han ido al cielo, Marina está todavía vigente.
Y si se me dieron así las cosas, quisiera que sepan el porqué puedo llegar a estar de acuerdo, a adivinar o a conocer un poco la mente de Michael, saber de que forma pueden llegar a sentir los artistas como él.
A los tres años de edad ya fui con mamá y Virtudes a ver un circo, ejemplo… me sentí feliz, como en mi salsa. Después, en el colegio de París, Bernard, el profesor de música que ya está en el cielo, me enseñó música y expresión corporal, casi desde bebé hasta los 11 años, hecho que agudizó más mis reflejos y oído en estas áreas.
¡Cuántas sensaciones iguales puedo sentir hasta hoy! Cuando escucho las canciones de Michael Jackson o al escribir la columna siento como su luz… su energía o estrella bajan a estar conmigo. Igual cuando miro las obras de Niki en mi habitación y en el salón, siento su alegría, energía. Ahora no tengo tantos amigos exitosos como entonces.
Esto no lo extraje de ningún medio de comunicación, es solo una observación personal según mis experiencias. ¿Saben?, las estrellas son un conjunto de todo… La mayoría de ellas ya nacen con talento. Hacen lo que les gusta, consiguen de vez en cuando divertirse, por eso están donde quieren… les fascina vivir a su manera, o ser visitadas por ciertos seres amados, elegidos por ellas mismas, por los que sienten respeto recíproco, protegiéndose. Crean todo el tiempo, adoran tomarse licencias no comunes, desean alcanzar grandes sueños, de los cuales algunos se cumplen y otros no… Son muy sensibles, transitan una vida agitada. Al empezar su carrera tienen que enfocar luces hacia todos lados, saber ver con ojo de lince a quienes los rodean profesionalmente; para indicarles un buen casting y poder distinguirlos hay que ser muy vivaz.
Aquí empiezo a transcribir, no con lo que dice la prensa que no respeta “el vivir y dejar vivir”, ¡hubo demasiada crueldad, inmunidad, falta de respeto, sensacionalismo, por parte de muchos de los que lo conocieron en esta vida, y otros que no… para hablar o escribir sobre Michael Jackson!
Sí, esta vez preferí informarme a través de los medios, sintiendo y pensando, poniendo con mis palabras sobre todo de qué manera escribiría el Rey del Pop algo que lleve su propio sello.
A partir de mi mes y quince días… Dios, mi madre, la vida, me han dejado por intermedio de su círculo íntimo compartir parte del mundo artístico, ellos han sido y son figuras que fueron guiando sus carreras solos, por más que los ayudaran secretarios... ¡No me arrepiento para nada de esto… al contrario! Los que voy a nombrar aquí pertenecen a nuestro corazón sobre todo, y a la amistad.

Resulta increíble, pero aún así a veces creo que es lógico, por estar en otra parte del mundo… -que se me entienda, si me coloco una vincha de color con flores de otro matiz, anillos y pulseras idem, de cada color-, que éstas fueron cosas que mamé e incorporé por estar rodeada en mi primera infancia de todo aquello en Francia. También mi mamá lo hacía, y una al ver estas demostraciones artísticas le nace automáticamente hacerlas, porque me divierten y no quiero dejarlas, más hoy que ella está en el cielo; es un estilo. Mucha gente desconoce que yo pueda hacer una interpretación libre de una obra de arte, más allá de lo que realmente signifique para el autor, y que pueda sentir la energía de ese artista. Insisto que sé armar una coreografía e indicarle a una persona a diseñarla como la quiero; lástima que no cuento con suficiente ayuda ni materiales, y que trabajo sola, a pulmón, con chicos discapacitados. Muchas veces hacen caso, otras no tanto.


Mamá es argentina… papá francés, entonces la base de mis primeros once años y medio está hecha en Francia. Al cumplir 8 años mis padres se divorciaron; por mi discapacidad viví hasta los 37 años con mi madre.
Aunque no le gustara la exposición personal, como sus amigos estaban relacionados con su trabajo, de muy niña me fue rodeando de gente muy alada, (esa sería otra definición de artista) con amor, energía. Deseando ella que fuera curiosa y aprendiera de todo… creo que ese era su don. Razón por la que hasta hoy el área artística es algo que reconoce casi de manera innata mi alma como una piedra preciosa copiada, pulida, gracias a mamá. Es que así somos los hijos adoptivos… ¡como no tenemos la genética de ellos los copiamos, en este caso, la esencia de mi mamá! Este diamante lo tengo aquí encerrado, sacándolo a relucir al sentirlo, como dijo el gran bailarín

pop de todos los tiempos: -“¡Tienes que sentir el tono de la canción, déjalo cocer!”


Así se dirigía a sus partners, o a sus músicos, cuando no encontraban las notas que él necesitaba… Ensayaban diariamente todos sus shows. Siguió aconsejándolos: -“¡Que a lo mejor mañana ya está cocido, no hay que ponerse nervioso!” -Aclaró suavemente, abrazando fuerte a su elenco, esto fue en su última aparición física…
Volviendo a mi unión, en cierta forma, en el ambiente europeo artístico, desde que tengo uso de razón mamá me llevaba a entender múltiples cosas de sus vidas, a tener paciencia con los que la habitan. ¡Y a cuántos conocí con esa esencia parecida, porque al fin y al cabo, todos los grandes son irrepetibles, pero sí pueden tener un espíritu semejante! Yo tenía solo 2 años de edad en París, cuando el tamaño de figura: Michael Jackson, ya andaba desde hacía años cantando por el mundo. Una de mis amigas francesas apodada Pippa y yo, crecimos con las voces de nuestras madres diciéndonos: -¡Wuaw…! ¡Michael Jackson, es un gran cantante… ése, y un gran bailarín! -Nosotras oíamos. A mis siete años de edad, en pleno campo en las afueras de París, justamente con mi amigo llamado Iván, a quien le dicen cariñosamente Chichi, nos reuníamos todos los fines de semana; a veces también con Pippa, son distintas amistades. Estábamos los viernes, sábados, hasta los domingos por la tarde; él imitaba a Michael Jackson bailando delante de mí, en ese tiempo, en aquella inmensa casa de campo llamada "El Molino de Damas".
Había también un juego de los más antiguos, recién llegado a Francia, para mí que estaba sentada siempre en la silla de ruedas... ¡era gigantesco! Así lo veía yo, con muchísimo respeto a mi amigo, desde lejos, sin pedirle a Virtudes que me acercara, primero porque el juego era de Chichi... y después por preguntarme en silencio si solo
era una diversión para varones. El juego, tenía una especie de vitrina, encajada en la parte de arriba con un dibujo varonil. Miraba a Iván jugar, cuando metía un punto, y ganaba... tanto el tablero de arriba como el de abajo emitían una voz, solo de esta manera, todo se iluminaba con musiquita. Me entretenía igual... mientras él hacía su propia competencia. Recordé que este juego de mi mejor amigo sería como uno de los mismos juegos que tenía Michael Jackson en el rancho de Neverland, calculo que más modernizados, o no, porque M.J. abarca décadas.
Aquí en Buenos Aires los veo en la calle Lavalle, modernizados, y en muchos otros lados. Paso de largo, pienso en mi infancia, en mi amigo, en M.J. y eso me trae nostalgia. No es lo mismo cuando recién llega algo nuevo, como nos ocurría en aquellos años. Los jóvenes de hoy tienen todo al alcance de la mano, juegos a diestra y siniestra, todo es cibernético. No sé si llegan a valorizarlo como en nuestra época, en la que recién aparecían en el mercado y nos parecían realmente una joya, los cuidábamos, eso es lo que quiero decir… Desde mi silla de ruedas, veía por primera vez en vivo y en directo, a través de su persona y la de los amigos que invitaba, que jugaban al tenis en la cancha que tenía en su casa. ¡No sé cómo no me aburría viendo el macht! En general, como casi siempre estoy sentada si no duermo, salgo a la calle o hago el club en casa, estoy quieta, y las cosas que no son muy activas y sin sonido me aburren… Creo que era por tratarse de mi amigo que no me fastidiaba el juego, al contrario, conociéndome, hubiera sentido poca diversión ¡y hasta sueño! Sin embargo esto me divertía y aprendí mucho de tenis, además vivía explicándome todas las cosas habidas y por haber. Ahora de adulta, si no duermo la siesta, gracias a él sé ver tenis con Viviana o tía Estela.

Chichi es el hijo menor de una de las amigas de mamá, Lita, y de André. Las dos trabajaron de modelo en París. Ella canta como los dioses, por eso varias veces le ofrecieron grabar discos e ir de gira; como ya estaba casada y con tres hijos grandes nunca le interesó la propuesta, solo lo hacía para los íntimos.


Les decía que con mi amigo pude descubrir y visualizar mediante la tele todas las series y dibujitos animados: La Mujer Maravilla – Los Ángeles de Charlie – El Hombre Araña – Heidi- La Pantera Rosa – La Hormiga Atómica – Speedy González – Superman – Tintín. Aparte, sacaba con generosidad sus libros de colección de Tintín, para que los pudiese ver, al igual que las revistas con tapas plastificadas y un tanto gruesas del Gladiador Asterix.
Al estar en la cancha de tenis, en oportunidades me quedaba mirando al cielo, viendo pasar de golpe los aviones. Él en los descansos me observaba, entonces se acercaba para explicarme que cuando vuelan de día o por los atardeceres dejan una línea blanca… A la noche experimentábamos por intermedio de su telescopio: veíamos las estrellas en el cielo, la luna, otros planetas; todo eso íbamos explorando, despacito… con los padres de Iván y mamá. ¡Aquel me parecía un mundo excelente!
En uno de sus cumpleaños, se disfrazó de Batman. Podía entrar a su habitación para jugar de igual a igual porque es de mi generación, jugábamos a la magia, a las cartas, él hacía dibujos… ¡Hasta tuvo una de las primeras computadoras de Francia cuando en Latinoamérica todavía ni llegaban al mercado! Su padre vivía explicándole el manejo.
Nuestros mundanos amigos europeos no se encierran tanto en el concepto que se refiere a que las niñas no tienen que jugar con los
niños… o que no pueden hacerlo si uno de ellos es mas grande que el otro y deben jugar solo con los de su edad… En la vida que hacíamos… la gente tenía pensamientos más libres.
La verdad, aprendí mucho siendo su amiga. Sobre todo, recuerdo por las mañanas los conciertos de piano que hacía su hermano mayor de nombre Emmanuel. Una de esas mañanas decidí bajar con Virtudes a la sala donde estaba haciendo música, y me prestó un momento el piano para tocar algunas teclas, aunque no lo supiese… Emmanuel le dijo a ella, mirando mis manos: -Tiene dedos de pianista, porque son largos.- Me los miré sin agregar más a su generoso comentario. Estaba escribiendo sola en una máquina de escribir desde hacía rato, pero él no lo sabía… algún teclado tocaba, el de mi aparato eléctrico. Los fabricaban únicamente con teclas negras grabadas en blanco. Por pedido de mi madre lo armaron por primera vez con colores... sino era imposible, en esa época no se veían los artefactos así. ¡Si hasta en el negocio causó risa, extrañeza! Mi terapeuta también se reía, era la única alumna del colegio que tenía una máquina con algunas teclas a colores… Me la obsequió mi padrino de bautizo.
Y la más grande vanguardista cinematográfica argentina, María Luisa, me regaló su cama… sobre la que duermo todas las noches de mi vida. Esta directora, a la vez hermana de mi madrina Fina, mi padrino Michel y al mismo tiempo Emmanuel, de alguna manera lo habían vaticinado: ¡sería escritora!
Desde mis 7 años grababa cuentos infantiles, posteriormente fui dictándoselos a mamá. Más tarde atravesé distintas ramas de la escritura, propio de alguien que escribe, si eso le gusta… no se queda con una sola cosa nada más, incursiona por toda la literatura.

Durante las noches, en esa misma casa seguí disfrutando de los fines de semana con Iván, con shows en el salón. El de Ester, una cantante


de color e israelita amiga de sus papás, era la parte que más me fascinaba… ¡sus shows! Tocaba bongoes, me hubiese gustado aprender a la par sobre ritmos, compases y sonidos, jamás me enseñó. Mi oído es afinado musicalmente, a pesar de tener una voz espástica soy entonada. No lo digo yo, lo dijo a mis 17 años mi profesora de canto Alexia Prat Gay. Adoro guiar coreografías, de hecho es algo que hago en el club que presido hace ya veintiún años…
Inés, a quien conocí desde la cuna, hermana mayor de Chichi, quien mas tarde sería una exitosísima modelo de Coco Chanel, desde joven fue muy buena dibujando, ¡no solo escribió un libro… sino que lo ilustró exclusivamente para mí! Aparte de ser un haz del dibujo… ¡cómo persona ídem! Cuando me quedaba a dormir me prestaba su habitación.
Como ya saben mamá a su vez es amiga de los padres de Pippa, la de ella también fue modelo como la mía, y su papá es uno de los más famosos decoradores de París. No era habitual, pero también íbamos a su casa. Un día el papá de Pippa estaba por sacar una línea de sillones nuevos, enseguida tomó la iniciativa de hacerle uno exclusivo para mamá, nos mostró como lo haría, con sus almohadoncitos; a la vez le ofrecería un chase longue, un sillón en el que uno se puede recostar si quiere... Trato de no nombrar a nadie en lo posible con apellidos por respeto a mamá y a ellos.
Sin embargo a los 7 años durante la semana en mi casa de París, Pippa escuchaba las canciones de moda del que reavivó la llama del pop por la radio. Solía ser muy enamoradiza, tuvo una nanny inglesa que le enseñó ese idioma, entendía las letras, y decía embobada: -¡Oh! ¡Michael… Michael! -moviéndose al ritmo de algunas baladas que cantaba al principio de su carrera. La miraba absorta… como si
mi mente y cuerpo empezasen a registrarlo. Esta amiga siempre le decía a mamá que yo también hubiera servido para dar clases coreográficas porque siempre la ponía a bailar diciéndole como debía hacerlo.
Al salir de paseo por las calles, veía en los parques y plazas principales, como si fueran la calle Florida o Lavalle, como distintos intérpretes callejeros aficionados hacían brack dance, con un grabador portátil con las canciones en pleno apogeo del enorme hallazgo pop.
Muchas veces… después de la escuela o cuando faltaba, sino algún que otro fin de semana en el que íbamos a tomar el té, mi madre me llevaba a la casa de Niki, una conocidísima artista plástica europea que era muy alegre; tenía sueños gigantes, y se paseaba por toda su casa, atelier y jardines mostrándonos a mamá, a Virtudes y a mí todas las esculturas multicolores de tamaño natural que hacía… lo que inventaba parecía ser de otro mundo ¡Hasta le hizo a un amigo en común una réplica de un dragón habitable! Con los años él mismo se inclinó por la pintura… se llama Xavier.
Al interior de su atelier tuve el privilegio de gozar como nadie con un poco de la arcilla que tan generosa me daba esa gran dama multicolor para que pudiera trabajar con mis manos, de la manera en que más me gustara, tanto con Virtudes… como después con la estudiante universitaria china-peruana que tuvo que ayudar a mi nana a cuidarme, ya estaba creciendo, mi cuerpo era más pesado y grande, Virtudes estaba mayor.
¡Ni hablar cuando iba mostrando los cuadros que había hecho en su propiedad llamada El Caballo Blanco! Entrar allí era estar en otro mundo de creatividad y un festival de paletas coloridas en el que casi
nadie entraba. Y fue con la mujer que jugaba con los colores que aprendimos “la terapia de la risa”, cuando ponía en su estudio el grabador con su risa, todas nos reíamos, incluyéndola… Conocí a sus hijos, a Ricardo, su asistente de aquel entonces y a su nieta. Este icono de la plástica, no solo tenía la frescura en sí misma… a la vez la tenía para diseñar para el mundo, pañuelos, joyas y perfumes de colección anual.
Se inspiraba para hacer casi todas sus esculturas en México… Gracias a su generosidad, fui la primera en el colegio en tener una silla a motor personal de cuero blanca, si no fuera por Niki no la hubiese tenido.
Aunque vivía de la pintura y la escultura era alérgica, a pesar de eso su trabajo le gustaba. Mientras estaba en la escuela yo recibía constantemente cartas litográficas de su parte. Es más, una vez en su casa, en los alrededores de París, me picó una avispa en la mano, ¡también soy alérgica! Nos volvimos. Me picaba mucho la mano, hasta que en casa la veo inflamada… y una línea roja iba subiendo de a poco hacia mi vena. Enseguida la llamé a gritos a mamá, que habló por teléfono con mi médico de cabecera, el que me recomendó con urgencia un inyectable; luego llegó a casa dándome más antibióticos por boca porque sino me hubiese muerto.
Yo estaba feliz de haber estado en lo de esta triunfadora, estaba muy confiada en todo, me acordaba más del momento en que había estado allí… que del peligro de la avispa, porque cuando una es niña solo piensa en la magia, en las cosas lindas que le suceden y no en lo feo…
Confiaba mucho en mi doctor de cabecera, francés, de quien recuerdo el apellido todavía; hasta el nombre del antibiótico que me daba (que
era un jarabe espeso, granuloso… dulce). Esta señora de prestigio llamaba preocupada a cada rato a mamá para enterarse cómo seguía de mi mano.
Al mismo tiempo mamá me presentó, como lo hacía a menudo con todas sus amistades, a otra amiga… una artífice que diseñaba sus propios sacos de vestir y carteras pegándole botones de todos los colores, grandes, medianos, hasta los mas pequeños, también hilos plateados o dorados, y gamuzas, no sé que otras telas especiales usaba. Un día se decidió a escribir libros sobre las confecciones que diseñaba.
Michael J. delineaba su vestuario y lo impuso en todo el planeta.
Otra amistad popular concurría a casa, fabricaba muñecas que parecían humanas… y pintaba cielos fantásticos. Me obsequió un cuadro con uno de ellos, ¡vaya a saber qué lo hizo mi madre!
La esposa de mi padrino Michel hace exposiciones, ya que pinta y esculpe...
Con los años, tenía totalmente incorporado todo lo que viví con mamá, me dediqué de lleno en forma constante a uno de los oficios más antiguos de la tierra: la escritura. Aparte, me nace constantemente algo artístico, cosa que va tomado de la mano.
El jueves 25 de junio del 2009... iba a ser aparentemente una mañana tranquila. Vivi... una de mis chicas amigas, se la pasó reemplazando a otras chicas.
No es lo que hago habitualmente, sin embargo, esta vez amanecí y me levanté para acompañarla, ¡eso me gusta! Desayunando y viendo
la pandemia de la "gripe A" a full que en ese momento se anunciaba así, ¡un flagelo que atacó como a muchos países, a la Argentina! Mientras veía las noticias imaginaba que estaría pensando mamá desde el cielo a propósito de la gripe A. Me fui a vacunar porque pensé que diría mi mamá, llamé a la neuróloga por si existían contraindicaciones, y al no haberlas tomé la decisión. También hace menos tiempo, después del Mundial de Fútbol realizado en África, se dio a nivel nacional un alerta de peligro para vacunarse en prevención del sarampión, que si bien está hace años erradicado en Argentina, ante el caso de un niño que viajó al Mundial acompañado de sus padres sin vacunarse y volvió a su regreso con el virus, entonces me vacuné.
A Vivi le gusta estar bastante informada, ¡es a la única de la casa con quien me agrada compartir estas cosas!, las vamos comentando, como temas de fútbol, tenis, o de alguna película.
En casos como en éste me reviven algunas experiencias, mi interior se moviliza de inmediato y se convierte en la palabra propiamente dicha, el silenciarme… De no querer hablar con todo el mundo, o si tengo que hacerlo, es con pocas ganas. Al principio mi espíritu está revolucionado… en las épocas que suceden esos gigantes y durísimos acontecimientos para el espíritu, con hechos con los cuales me siento plenamente identificada, a veces ocurre que mi espíritu está dolido o sensibilizado por algún motivo, y solo quiero escucharlo a M., no tanto a los de afuera, ¡ni siquiera me pronuncio sobre el tema!
En ese instante, como es mi costumbre desde que tengo uso de razón, mi interior me decía: -¡No lo puedo creer!-, asombrada.
En la ciudad de Buenos Aires Argentina, donde vivo hoy, al ver los flashes televisivos sobre la muerte clínica y física para el planeta
Tierra de este magnifico referente mundial, me nació inmediatamente el pensar en todos mis recuerdos, con fuerza interna, como si mi infancia empezara a derrumbarse.
Ya tuve bastantes partidas al cielo de mis seres queridos.
A la tardecita igualmente estaba en la computadora con Vivi, de pronto, retirándome de allí, me dijo: -¡Ché, murió Michael Jackson!-

Me siguió hablando mientras me ponía frente al televisor, encendiéndolo: -Tomá, informáte-, ella pasaba el trapo de piso en mi habitación...


Así como París fue parte de mi formación, algún día también lo fue Estados Unidos a mis 17 años de edad, la verdad que duele y hasta diría “destierra muchísimo’’ que parta al infinito alguien de los Estados Unidos, mucho más si ha sido un referente entre tus amigos.
No hay que olvidarse que nací en Córdoba-Argentina, al mes y quince días me llevaron a vivir a París, repito. El ex alcalde del pueblo de mi nana Virtudes, en Valencia, España, me nombró hija adoptiva mediante un certificado. En México me adoptaron como sobrina y prima de manera apalabrada. Cuando uno es de muchos lados no es de ningún lado sino que es universal... “La vaca no es solamente de donde nace sino de donde pase'', es un dicho asturiano que escuché de Doña Engracia, la mamá de Los Pimpinela.
No es lo mismo, uno se siente identificado con todo y los extraña a todos, aunque viva en un solo lugar entre todos ellos.
Duele cualquiera, pero alguien así como Michael Jackson, duele hasta las entrañas. Además, haber estado en Estados Unidos, aunque no haya podido llegar hasta los Ángeles, el hecho de conocer la
idiosincrasia del país, esa llamada de Dios ¡a Michael lo hace aún más fuerte!
Estas anécdotas… más allá de quienes las conocen, existe otro millón que las desconoce, dicho simbólicamente, se me hace realmente imprescindible aportarlas ¡porque siento y comprendo tantas cosas respecto a él… Si mi madre no me hubiese dado un mundo casi de artistas y libertades desde niña… no me podría acercar a su mentalidad, a no juzgarlo, ¡a verle el lado creativo y positivo!
El haber mirado desde un crucero de noche la estatua de La Libertad en la cubierta del barco… Viajé a NewYork gracias a mi madre que me pagó los pasajes para participar del Festival International de "Very Special Arts'', organizado para las 46 filiales mundiales del mismo nombre por los Kennedy. Todos los arreglos del viaje fueron gracias a la gran cineasta argentina, amiga de mi mamá, quien la conectó a su vez con Agness, una de sus amigas que vivía en Connecticut que vino especialmente a conocernos para hacer miles de planes... al regresar a su país se conectó con Pilar, que era semi norteamericana y argentina, la ayudaba a los Kennedy principalmente a organizar el festival.
Volamos hasta allá para llevar la representación de César Banana Pueyrredón y mía al festival, con la letra del himno que hicimos para nuestra filial. Estuve en la Casa Blanca con el Presidente de entonces, saludándonos, no saqué fotos del momento...
Y logré convivir con la manera de ser de los estadounidenses, participar de sus festejos, viendo como los preparaban. Hoy, por ejemplo... al pensar en el rey del pop ya en el cielo, y que de alguna manera tuve la gracia de Dios de poder estar allí por la buena energía... estrella de mi madre, de conocer como viven los
norteamericanos... como piensan, como integran a las personas con discapacidad como les dije anteriormente, el recordar mi niñez y juventud, y además pensar en M.J. en el cielo, uno de mis referentes, el haber vivido en EEUU me resulta de una inmensa melancolía, ¡a la vez es una fuerza para seguir luchando!
En ese minuto vi la última foto que le tomó un fotógrafo a Michael… No tuve palabras, nadie se dio cuenta, pero yo había quedado en silencio, hasta que llegó mi prima, le pedí a María José que apagara un ratito el televisor, teníamos que arreglar algo doméstico.

Al otro día seguí viendo las noticias, el fin de semana también. Ya el lunes, en vez de mirar tanta tele, empecé a orar durante quince días en el santuario que puse a la entrada de la casa de mi madre, que hice preparar hace muchos años ya cuando todavía mamá estaba físicamente. Lo decoré recién el año pasado a mi gusto, ahí voy a veces a rezar, a ponerle velas.


Por supuesto que el espíritu del Rey Pop estará con su familia, con sus hijos… Pero me refiero a que cuando escucho las canciones de Michael Jackson o al escribir la columna, siento como su luz... su energía o estrella que baja a estar conmigo, igual cuando miro las obras de Niki en mi habitación o en el salón, siento su alegría, su energía.
De tanto trabajo que tengo con las letras en mi país de origen, la vida me desterró de aquel mundo de personalidades amistosas, que realmente fueron muy buenas, ¡mágicas, encantadoras conmigo, como dice mi madre! Hecho que hasta hoy me entristece… Sin embargo pude sacar fuerzas de donde no las tenía… ¡mamá siguió acompañándome en silencio! Creo que ese fue su rol, enojándose primero, luego festejando mis logros de escritora, porque éste fue el provecho que saqué de ese tiempo fabuloso.
Como les dije, utilizando mi perseverancia ¡atravesé muchísimos obstáculos!, empecé en Villa Allende-Córdoba y seguí en Buenos Aires, una novela de ficción, que tardé 10 años en hacer.
Ya en Buenos Aires… al fin publiqué dos poesías: una para mi primer amor, otra dedicada a mi madre, la letra de dos canciones para la integración de las personas con discapacidad: “Déjame entrar en tu corazón”, y “Juntos todo es posible”. Dos libros, el primero de ficción: “Flor, mi cielo interior”. El segundo: “La niña del Papa – Vidas reales”. Y hoy soy columnista sobre diferentes temas que voy eligiendo... ¡Gracias a la generosidad de mi jefe que no me presiona para que escriba sobre otros temas en esta columna "Noticia Buena", que por ahí no me nacería hacerlos!
Michael Jackson significa para mi: dos continentes… ¡muy lejanos! He vivido mi primera base en Europa, hemisféricos, es más… no sé si acabo de inventar el término “hemisférico”.
Esa es la marca que queda para siempre en un ser humano, las primeras vivencias que le suceden.
Supe de la existencia de Michael como cantante a través de referentes como mi madre, Pippa, su madre y Chichi. Demás esta decirles que por más que estábamos en el otro hemisferio, Jackson es estadounidense, a esto todos lo sabemos, aún de esta manera veíamos sus actuaciones como artista en Europa de inmediato, como si estuviésemos conviviendo en el mismo continente…
¡Me fascinan los artistas, todos! tratándolos como seres especiales… respetándolos, ¡al fin y al cabo no dejan de ser personas!

Como han visto tengo muchos amigos que son reconocidos mundialmente, ¡sin embargo dejo vivir a todos en paz, en armonía… con códigos, como los tenemos mi madre y yo para ellos, esto más allá de si los frecuentamos o no, protegiendo su privacidad!


Si están pasando una canción de ella o él ¡y me nace comprar su CD simplemente lo hago… porque me nace, no porque nadie me lo venga a imponer! Eso son para mi “las estrellas”, aparte de figuras seres humanos, no ídolos solamente.
En la disquerías, si estoy mirando CD y veo en una portada a uno de ellos, aunque no lo compre, recuerdo pensativa con una sonrisa al famoso…
A pesar que una celebridad viva de su arte… no soy de las que creen que por no haber oído un millón de veces sus canciones, o ser consumista… no existan en este mundo.
Más allá de mis opiniones bastante personales, en mi vida siempre se dieron cosas con intérpretes, ¡no busqué los hechos, así se dieron!
Jamás hubiese pensado que por más que ya fuera un astro mundial, que oiría hablar sobre el Rey del Pop en nuestro entorno europeo. Si bien tengo muchos recuerdos de cuando era beba en mi memoria… empecé, como todos los de mi generación a descubrirlo primero gradualmente… Luego, en mi alrededor continué a oír y aprender, sintiéndolo ya… como muy de golpe, ¡su nombre!, ¡apellido!, ¡y el arte en el que se especializó al estar en pleno apogeo de su carrera! Porque de esa manera lo vivió mi generación, gradualmente, y de repente con mucha rapidez, porque la abarcó también, quiero decir… ¡en su gran apogeo!

En el colegio de Paris nos enseñaron que Michael Jackson tanto como muchos otros, es un “megalo-star”, uno de los grandes de la música a nivel cultural.


Hoy que me pongo a reflexionar sobre el tema, ¿cómo son las cosas de la fe o del cielo para aquel que cree en ellas? Creo mucho… en las almas y en sus vidas ya del cielo. Según averigüé a través de varios sacerdotes, es mi “dogma de fe”, pienso que cuando alguien se muere el alma y espíritu van al cielo, ¡y conocen entonces a los que no vieron en este mundo terrenal!
Después de la desaparición física de Michael se me presentan muchas “señales” que antes no me sucedían, por eso sostengo lo dicho… que ahora ya me conoce desde lo altísimo. Quien sabe ver este tipo de “señales”, sabe que es así justamente, la fe se trata de creer sin haber visto, quienes carecen de esto son un poco como Santo Tomás de Aquino…
Continuo con mi testimonio: el jueves pasado, que fue... ¡bueno, no me acuerdo bien la fecha, como dice Michael: "primero lo hago en bruto, y después lo corrijo"!
¡Fue el 5 de noviembre del 2009, me acordé por fin la fecha, ese día fui a ver al cine Lavalle la película "This is it" a las 20hs., a la noche! Soy una chica ritualista… ¡no me iba a ir así nomás a ver la película de Michael Jackson con lo que significa para mí! Se lo dije a Estela, que es mi asistente en todo y amiga, porque así la considero. Vuelvo a decir, como dijo Michael, al final de la película: “Somos una gran familia y el amor es eterno”, y yo agrego que en casa también… Digo “en nuestra casa” por ser la casa de mi madre y mía, no es porque ya esté en el cielo, que muchas de éstas ya no son nuestras casas”. En fin… la cuestión es que somos parte de una gran familia.
¡Dije, una parte… todavía me queda la meta de agrandarla algún día!, y el que no esté atento a esta meta mía, “lamento que vean y sientan estando en el 2010… todo con tantas limitaciones”, incluso más de las que dicta mi propia discapacidad por mi apariencia… Hay un refrán que dice “las apariencias engañan”, y está la mujer de la Biblia que iba todos los días a golpearle la puerta al juez, hasta que éste le abrió…
Retomando el relato, le había dicho a Estela, que me pusiera la ropa a la mañana, pero al final le dije: -Cambiáme a la tarde, así voy con la ropa bien prolija, porque soy... ¡Missis prolijidad, sí!- Bueno… fui con mi conjunto nuevo turquesa, la vincha plateada, una flor de igual color sobre ella, las pulseras plateadas en cada brazo, la cartera del mismo tono, al igual que las zapatillas que le hice pintar a Estela con una pintura especial de arte… el año pasado para Año Nuevo.
Puse una foto de Michael en un lugar sagrado de “casa”, al llegar la época de Halloween, y asociándolo… no sé por qué con Thriller, yo estaba segura que él adora esa festividad… ¡Y quise comprarle algo al espíritu del Rey del Pop, representada en aquella fotografía! Así como en México se festeja “el día de los difuntos” y van al cementerio… llevándoles sus comidas favoritas.
A pesar de esto, debido a mi rutina, ¡se pasarían y pasarían semanas posteriores a Halloween! Como no tengo reparo en nada de estas cosas terrenales, ni temporo-espaciales, aún así terminé comprando un bolígrafo de “Campanita”, él había hecho todo Neverland en torno a Peter Pan, pensando francamente que esto regocijaría su espíritu. Desde que Germaine anunciara con un suspiro al mundo la muerte de su hermano clínica y terrenal, estuve más o menos quince días rezando para que su alma y espíritu se elevaran hasta la eternidad… por más que eso sea automático, en el momento de partir físicamente.
Volviendo al cine, no fui así vestida ni por Thriller, ni por Halloween, sino por el estilo que impuso M.J. a quién le fascinan los colores, los brillos; ¡a mí también me gusta vestirme con flores en la cabeza, anillos de colores vistosos… de una manera particular… aparte de tener alma mexicana, tengo alma de artista, como ya aclaré. Si bien lo que hago es un oficio de escritora, a la vez mi alma parecería ser de artista. Además le quise hacer un homenaje a Michael, ir bien puestita… de plateado y turquesa con una rosa en mi cintura, que compré en “La feria de las Naciones” el año pasado.

Sixto, el portero de mi edificio al verme arreglada de esa manera… dijo que parecía una cotorrita. Si hasta una persona el año pasado también me dijo en tono irónico:- “Qué sobria que estás”. A lo que le contesté: -¡Sí!, ¿viste?, -con firmeza… Todo lo que salga de lo estereotipado a la gente les parece muchas veces, en vez de creativo… “grasa”… de poco gusto. En el caso de Sixto, no le voy a cambiar la mentalidad porque es un hombre grande con ideas cerradas… de antes. Y en el caso anterior, el cambiarle los estereotipos no es fácil; ¡pero tengo que seguir mi camino, no siempre soy una persona que se guía por la sociedad, sino por otros valores!


Es cierto, todas las chicas que me asisten fueron a ver la película antes, o conmigo… ¡que los fines de semanas las salas de cine se llenaban!, que en Buenos Aires se hizo en el Planetarium lo de Thriller, que mi sobrina segunda Sol colaboró en la organización del evento.
Antes de ir a ver a "This is it", como creativa que me ha hecho mamá… se me ocurrió hacer una pequeña encuesta en casa, repito, sería sobre la película, para ver cuantos de mi grupo iban a ver a Michael Jackson. Yo pensaba. Decidí iniciar mi propia encuesta con

la mayoría de los profesionales que me atienden en casa… Ninguno la había ido a ver… Después tampoco, porque seguí preguntándoles.


A veces me da una inmensa lástima que la gente en el 2010 se queden con “estereotipos”; no saben, no llegan a comprender, o no pueden ver la imponente presencia, esfuerzo, sensibilidad y dedicación de un ser humano a través de mostrar su don… Las canciones, música, vestuarios dibujados por él mismo, y que luego hacía confeccionar por los mejores diseñadores del mundo, casi… sus coreografías… ¡Todo lo hacía nuevo para el planeta! Michael Jackson tiene un gigante espectro como artista…
No sé si él encuestaba, ¡su representante seguramente que lo hacía!, llevando los números de la cantidad de discos vendidos, aparte de otras cosas; por eso se las puedo ir describiendo aquí, no sé si Michael se ocupaba directamente de todo esto… a veces pienso que sí, otras siento que las dejaba en manos de su manager o de Quincy Jones, aunque me supieron contar que tienen empresas especiales de medición.
Pero como ahora está en el infinito, me tomé con total atrevimiento, frescura y alegría… hacer como una encuesta particular de parte de él, repito, a todas las personas de casa, sobre “si habían ido a ver la película”…
¡Mientras seguía con mi encuesta fue que comprendí largamente la mirada que la gente tiene muchas veces sobre algunos temas! Mamá, cuando estaba físicamente en este mundo… de vez en cuando solía decirme, ¡y no me regalaba piropos en cuestiones laborales!... decía que muchas veces que lo que yo escribía se podía interpretar hasta desde un punto de vista sociológico, si se lo quería profundizar.

Más preguntaba, más llegaba a la conclusión… por lo menos con los profesionales por los que soy atendida a domicilio cotidianamente; ¡lo empecé a percibir por una gran sensibilidad que tengo a causa de mi discapacidad!, me daba cada vez mas cuenta “que toooda la ropa, adornos, objetos, en fin, tienen que ser o tener solo color marrón, negro, blanco, beige, celeste, rojo, violeta”. ¿Y?, bárbaro… pero resulta que hay además gente que como tienen inclinaciones artísticas, hacen con sus vestimentas combinaciones más creativas, si se quiere… o de los años 1980, usando con el color principal, otro color de esas tendencias, con los que se sienten bien y les gusta.


Total, si llama la atención… ¡quiere decir: que no gusta o que les parece: whau, de lo más modernoso, o un estilo de la persona, si es así mejor! Eso significa que una tiene personalidad. Soy conciente de que no me visto comúnmente.
Además me gusta el mundo de los artistas, me siento un poco identificada con ellos… con los que conocí, muchas veces con los que no también. De ahí mi manera de vestir.

Con mi madre muchas veces lo hemos comentado a puerta cerrada… a pesar que ella era muy sobria, también le gustaba usar la ropa combinada de colores, a su estilo… siempre comentábamos: que acá no están tan acostumbrados a todo eso.


Hoy agrego que recién ahora se está queriendo imponer de lleno una moda con muchas más paletas de colores, igualmente pienso que tengo un estilo muy personalizado.

Estábamos en que iba a ver la película de Michael Jackson: “This Is It” y cuando salgo de casa… me olvidé de contarles antes, que mi reacción sobre lo que me había dicho Sixto, era contestarle dando vuelta la cara para no mostrarle mi enojo: -¡Sí! -le dije, que sí parecía una cotorrita…


La encuesta que realicé en casa, en la que a la vez entrevistaba a las personas que me ayudan todos los días de mi vida, por ejemplo a Soledad, una de mis asistentes y amiga que en ese momento estaba limpiando… ya que había ido al cine un fin de semana, le pregunté si había mucha gente, me dijo que sí… ¡qué estaba repleto! Imagino para el regocijo del espíritu de Michael que oía desde el cielo, y del mío desde este mundo cuanta alegría nos dio esa respuesta, porque cuando pregunto a la gente no estoy pensando si me estoy poniendo contenta o no, por eso muchas veces le digo a mi familia que hubiera servido para actriz, tengo esa capacidad de bloquearme, congelar mi mente o mis emociones y desdoblarme cuando estoy preguntando estoy en ese rol, no estoy pensando en “la luna de Valencia”, eso forma parte de mi veta docente, por eso pensé en lo que provocó en Michael y en mí esa respuesta una vez a solas.
Como se me ocurrió ir a ver la película un jueves, día de semana, a las 8 PM en que la gente sale de trabajar, ya cansada, imagino que no tienen ganas de hacer esfuerzos por sus propios recuerdos o valores de la infancia, que es allí donde se forman, también a nivel musical, pienso, con mi formación europea, que por más cansancio y colectivos que haya que tomar después, si hay interés por un ícono de la canción, baile y música… un gran esfuerzo hay que hacer.
Al llegar a la calle Lavalle, dentro del cine Atlas… no las conté, pero prácticamente había cinco personas. Comencé a mirar, siempre dan antes de la película la dichosa publicidad que tal vez no deseo ver, ¡además, Dios mío!, antes de la película… pasaron a cada rato lo del calendario maya, que sería otra “señal mexicana” para mi.

Repiten que en el calendario maya manifiesta que el fin del mundo es en el 2012, y mostraban como explotaba la tierra… la tierra destruida, el fuego, la gente rezando con velas, los locutores por la tele anunciando el fin del mundo… una niña preguntándole a su


padre: -¿qué pasa papá, qué pasa?-, asustadísima porque veía que se iban hacia el precipicio, ya que el mundo se despedazaba cada vez más… ¡eran catastróficos los hechos!
Tres veces vi ese comercial, como lo llamaríamos en México, y yo diciéndole a Estela: -¿Pero cómo, si dice la Biblia que ni el Hijo sabe cuándo es la hora y el día? -Agrego que tampoco debe saber la fecha. -¿Cómo lo van a saber los mayas? Bueno… estoy de acuerdo que tendrán el calendario maya y todo eso, en eso sí creo… ¡de ahí a que sepan cuando es el fin del mundo, esto ya no lo creo!
Miren, que me perdonen la Virgen María de Guadalupe, los mayas, ¡todos!, con mi familia mexicana incluida, pero esa propaganda es horrible; ¡y Dios Padre no le debe decir a Jesús la hora, ni el día ni la fecha porque es tan bueno, que es capaz de regresar a salvarnos otra vez! Son pensamientos muy personales… ¡ah, y espero no estar en el fin de los tiempos, si Dios quiere… porque si es como lo interpretan los que leen el calendario de mis hermanos del alma, es horroroso, espero que mi espíritu esté donde Dios lo decida, y mi cuerpo también esté bien lejos!
La cosa es que la película que se llama… ¿ah, cómo se llama la película?, es una película sacada justamente, como les iba diciendo del calendario maya sobre el que ya habíamos hablado con Alejandro mi primo mexicano. Me refiero al almanaque, estee… se llama… ¡ay no me acuerdo miren, en fin! Dice Soledad que se llama “El fin del mundo”.
Habiendo tan poca gente en el cine decidí por primera vez en la vida ir hasta delante de todo, ¡me daba ese lujo… era Michael Jackson al que iba a ver!, ¿no? Nunca fui a uno de sus shows en vivo mientras estuvo físicamente. Además de todo, los asientos del cine no estaban
numerados, parecía que la sala esa noche estaba hecha para algunos… ¡Eso me dio gracia!
Luego empezó la película de Michael Jackson: “This is it”, como primera medida se mostró de que manera se hizo el casting. ¡Y en simultáneo quedaron tooodos los bailarines y parteners que se presentaron, si bailaban y cantaban espectacularmente! Entre ellos se encontraba alguien… me conmovió su testimonio porque es un ser especial, voy a decirlo así. En el casting este muchacho dijo “que estaba buscando un camino en su vida, que lo que más le gustaba era imitar a M.J., lo que más quería era bailar y cantar… hacer este tipo de cosas. Se lo podía ver hasta muy emocionado, y agregó “que él que estaba buscando siempre caminos en su vida… nunca encontraba ese camino”.
¡Dios mío, ahora… este chico, espero que después de la partida física de Michael no haya tomado decisiones drásticas o se haya deprimido!

Resulta una lástima que no pueda hablar con él… porque no conozco en verdad sus creencias, sin embargo me hubiera gustado decirle que ahora Michael Joseph Jackson se ha convertido en un espíritu potente de muchísima luminosidad, así como lo es su estrella que mostró aquí en la tierra, y que ahora reluce como nunca con él desde el más allá… En síntesis, muchas veces pienso en este joven, en que habrá sido de su vida, si habrá asistido a otro casting o no. Todo el tiempo me quedo pensando en gente conocida o desconocida, me gusta recorrer la vida, pasa que tienen que darme oportunidades de recorrerla también, sino me quedo en casa. Y chicos especiales como estos hacen que por ejemplo a veces no me importen tanto las corridas que tengo en el día con mi rutina, o salirme de ellas.


Como por ejemplo… decirle que fui al Patio Bullrich, a una de las casas en donde venden cosas modernas: “Morph”, para comprarme
dos estrellas, una plateada, otra roja… ¡Tampoco tan roja!, sino que lleva impresa soles y lunas amarillas. Son tan lindas cuando están iluminadas que pueden ser “la estrella – materializada” de Michael, una vez mas la encontraba por todos lados… Sé que los comerciantes las fabricaban en esa época porque se acercaban las fiestas navideñas, etc., ya les dije que veo “una señal” en todas partes… sobre todo, ¡no sé porqué! me encuentro con que puede llegar a ser su astro… Todo eso me da ganas de decírselo a este chico, compartir con él y con todos los de ese primer gran casting en que quedaron seleccionados, toooodas “las señales”. La roja, es para mí… y la plateada es para otra cosa que voy a hacer en mi habitación. Pero no puedo decírselo por la distancia física.
Volviendo al backstage de la película, ese chico del que les estoy hablando le agradeció mucho… ¡si hasta tenía un sombrero típico semejante al de M.J.!
Esteee… lo impresionante de las llegadas de Michael al estudio… ¡no al estudio, qué estoy diciendo!, sino al lugar donde sería el show, donde se hicieron los ensayos, en el Steplle Center, el lugar elegido para los cincuenta conciertos titulados por él mismo: “This Is It”; haciendo con esto especialmente hincapié en que “esto es todo”, lo que había, quiso decir.
Iban a ser sus últimos espectáculos.

El último día se lo vio llegar tarde, pidió disculpas agregando que tenía una faringitis… que trataba de cuidarse un poquito; las disculpas fueron públicas.


Ahora relataré el poder de observación que siempre tuve, y tengo, que jamás han visto, o no sé explicarlo… que a mi modo de ver las

cosas, a medida que pasa la vida encuentro que la educación europea y norteamericana… si bien no en todo, tienen algunas similitudes.


En el film, él salió a cantar… ¡ah!, no, miren, a los chicos del club… desde ahora, por más que sean discapacitados ¡se le acabaron las contemplaciones cuando tengan que hacer una coreografía de Michael!, porque la verdad, él sí levantaba la pierna… como nos exigía la institutriz alsaciana que teníamos desde chicas las siete pupilas y yo. Algunas podían hacerlo alto, otras por la mitad, ¡así… con toda la fuerza!, Nos mostraba… desde la altura del piso hacía arriba, como si caminara un soldado, ¿saben? para hacer la gimnasia en el piso. También me fascinó la manera que tiene Michael de poner la mano hacía el frente, ¡con la palma hacia fuera!, no hacia adentro, como frenando… de golpe, como un “stop”; ¡no sé por qué!, en realidad no frenaba nada, era así la coreografía que había armado con su coreógrafo.
Si tengo que estudiar inglés… intento pronunciar bien las palabras en este idioma, y si no me salen las repito una y otra vez hasta lograrlo sola. No es “stof” sino “stop”, con “p”. Michael marcaba a cada rato el ritmo con el talón, pero era el talón de su pie, no el semi talón, su permanente apuntalador en la parte de atrás, ¡no de adelante!

A la vez tenía movimientos con los pies flotantes que los movía así… deslizándolos, de ambos lados, ¡así rítmicamente!, sin lastimarse… Sus movimientos los hacía sin lastimarse, sin esforzarse, ¡todo era muy suavemente!


Al igual que las palmas, ¡él aplaudía, pero no lo hacía fuerte, al punto de que le doliesen las manos o herírselas, sino que llevaba también el ritmo de la música con sus palmas cuando tenía que hacerlo! En cambio los chicos del club sí lo hacen fuerte, y eso les duele… creen que lo están haciendo bien… trato de decirles que es más despacio,
más suaaave la cosa. Parecieran comprenderlo, pero por sus retardos mentales… se los ve esmerarse y aplaudir como locos, fuerte, diciendo: ¡Ayyy, me duele la mano!, apurándose en aplaudir, sin control de la intensidad, sin medir ningún tiempo, ¡como es lógico en este tipo de personas con debilidad mental! Claro, la mano duele… si uno aplaude con todo… Lo que Michael hacía con las manos era apenas “un toque y me voy… un toque y me voy”, después era: “vamos… vamos… vamos”. Esto es en sentido figurado para aquel que sabe de coreografías: ¡aplauso… así, suavecito, para un lado del escenario, después para el otro, aplauso! Eso lo digo en criollo, es lo que observé.
Michael desde el cielo se estará riendo, diciéndome:
-Mery, ¿qué estás diciendo?… Mis pasos tienen sus técnicas, sus términos, por lo que veo no lo sabes… lo que sí tienes es sensibilidad para trasmitirlos a estas personas especiales, y eso es… ¡Wuau!- Continuamente imagino lo que me dirá desde allá… ¡marcándome todo, como era su personalidad acá en la tierra! Como en estos años me inspiro trabajando, con un grabador de periodismo que me regaló mamá, todas las columnas que hago, dije a Estela ese día: -Apagá, sino me voy por las ramas.-
Estee… bueno, sigo describiendo lo que vi y lo que pienso de la película de Michael, aunque no soy una profesional de la danza, soy alguien que como está en una silla de ruedas es como si mirara desde un pequeño observatorio; sin utilizar nombres técnicos porque los desconozco, lo hago con mi don y ganas creativas.
Su forma de trabajo: ¡hacía pasos estirados como chicles!, como los que hacen los chicos cuando mascan globos.

Estiraba las piernas, las estiraba y las cerraba, ¡eso era realmente increíble! ¡Además cómo saltaba!


En cambio hay algunos coreógrafos en el mundo que he visto indicar en los ensayos, sobre todo en las escuelas, “el punto estratégico” del cual les estoy hablando, con un marcador fluor o una tiza en el suelo. Sé que los docentes lo hacen para ayudar a los alumnos a memorizar más rápido los bailes, sin embargo pienso, desde mi lugar, que a los chicos no se les debe trazar ese punto estratégico, sí señalárselos y hacérselos tocar en el suelo para que se vayan concientizando… memorizando, familiarizando, ya que a la hora de presentar la verdadera coreografía, ellos no la van a tener marcada o dibujada, entonces tienen que aprenderla de entrada de esa forma… es de pequeño que se adquiere el oído, el movimiento, etc. Al niño hay que darle todo, a la vez enseñarle a hacer mucho esfuerzo y disciplina, pero con sensibilidad, sí explicarle con suma paciencia. ¡Por eso, toda la vida me quedo “con la inmensa escuela y estilo que impuso M.J.”! No por capricho, sino que una coreografía… especialmente habla de la memoria de la mente y del cuerpo, ¡si se la marcan o dibujan para simplificarla pierde el sentido!
Además esto es puramente audiovisual.
Nuevamente me quedé pensativa, mientras Estela estaba limpiando toda mi habitación, hasta los ventanales de afuera. Me gusta decir estos detalles en el cassette para el espíritu y alma de Michael… ¡Me divierte lo que estará pensando cuando agrego estos comentarios de mi rutina diaria! Además le da una frescura al texto, pienso… Así como me gusta estar acompañada para grabar lo que siento o como me identifico con una columna, aunque sea con Estela haciendo limpieza general en mi habitación… ¡es como si fuera una locutora de radio, y tuviera una oyente!, sino es muy solitario este trabajo…
En cambio de esta forma modifica la tarea porque una se siente menos sola, a esto también lo voy a poner en la columna. ¡Ja…ja…ja!, perdón Michael… Así es mi vida cotidiana, tú tenías la tuya físicamente, en esta tierra, yo tengo la mía, ¿ok?

Sigo hablando en el grabador. Esteee... el lunes fui a comprarme ropa, ¡y parecía mentira ché!, les juro que no hablé ni una palabra de inglés, hablo español argentinizado cuando estoy en la Argentina, y va y caigo en un lugar en que un hombre que se ve que en su juventud fue rubio, un señor del Once, al que le fui a comprar ropa, primero, me habló en español… después en inglés Les preguntó a las chicas: -¿Qué andaban buscando?- Incluso eligió la tela más fresca para mí en la época... Después me empezó a decir los colores de las remeras y babuchas en español, y en inglés diciendo: -¡Repetí conmigo por favor!- Yo repetía porque me gustan los idiomas... aparte lo tomé como una señal.


Dentro de mí dije, por supuesto, para que no me creyera tarada, ¿vieron? No sé porqué para la gente la fe es símbolo de locura, no lo entiendo ni lo voy a entender jamás. “A éste me lo mandó Michael”, porque el hombre hablaba español también, escúchenme. Era como si pusiera un casette, empezó a hablarme en inglés y yo lo seguí. ¡Realmente no tomo en cuenta estas cosas como locuras sino como señales de fe que vienen desde el cielo de parte del espíritu de la persona! No soy gente que cree que cuando el cuerpo se muere el espíritu no se eleva al cielo, sino de las que creen que sí, que el espíritu se eleva hasta el infinito y allí tiene una vida eterna.
Como soy alguien de mucha fe, aunque a veces me cuesta aceptar las desapariciones físicas, no las del espíritu, creo en estas “señales”.
Lo bueno que tenía el vendedor era que no hizo lo de la gran mayoría, que por verme una chica discapacitada me subestimó, al contrario, ¡me hablaba en otro idioma!

Entonces pienso que es traído de la eternidad… más que de los pelos, diría. Siento que hay que creer en estas cosas, ¡por lo menos estar quieta y palpar estos signos o símbolos!, es tener fe, ¡y nada más! ¡El que no leyó la Biblia o no la captó… tiene que hacer un trabajo de sí mismo muy profundo para poder descubrir y al mismo tiempo alimentar su fe, día a día, como ‘’el granito de mostaza’’ que dice la Biblia! Así se aprenden a ver estas ‘’señales’’, la gente en general no las percibe ni siente. Para mi sí existen, de hecho me pasan a menudo, ya sea con mamá, con M.J., con quien sea que esté allá arriba, con mis amigos, pero se me presentan estas señales. Soy una persona que las siente venir constantemente. No, no soy una cerrada que no las ve o las ignora. Es cierto también que dice la Biblia: “entierren a los muertos”, pero eso también tiene su interpretación, es enterrar la materia no el alma ni el espíritu, ni olvidarse de ellos y no hablarles; eso me dijo mi confesor, y de ninguna manera eso quita que yo llore cuando se cumplen los aniversarios de la partida física de mamá para desahogarme. ¡Para nada eso es falta de fe, es mi desahogo humano que es otra cosa!


Después de la partida de mamá, yo estaba renovando mi vestuario, sobre todo el de verano. Guardé para mí todas sus “jelabas”, esas túnicas que usaba ella, ahí se me ocurrió ir al Once a proseguir con la renovación de ropa fresca.
Ese día no estaba vestida de manera elegante, con marcas internacionales que me compraba mamá, yo repetía los colores en inglés ¡chocha de la vida!, es más, le dije gracias en inglés y él me enseñó a decir muchas gracias en su inglés, hay diferentes maneras de decirlo, no sé cual usaba él.
Al salir de muchas tiendas, también estaba Emilce, después terminé comprando el CD de la película de M.J. como lo había hecho ella mucho antes.

No sé si les conté que Emilce, la chica del club que les acabo de nombrar, con debilidad mental, resulta que me trajo su CD que tiene en la portada lo mismo que ponen en la puerta de los cines que yo quería. La misma semana que fui a ver la película This is it, cae en casa con el CD, era el mismo sábado que hacía la reunión del club, una de las tantas…


En cambio una niña de tres o cinco años se pondría a llorar diciendo a un adulto: -No es lo mismo, esto no es el afiche de los cines, es el CD de Michael. ¡No lo quiero… no lo quiero!-
A pesar de esta comparación que estoy tratando de hacerles, a mi manera de ver, sí es lo mismo, porque es la silueta de Michael la que está impresa, solamente cambia que nombra quien produjo la película y otros datos para los cines. En la tapa del CD está inscripta la ley que determina que no se puede reproducir porque hacerlo está penado y todo eso. ¡No me importa!
Como yo no tenía todavía el CD de Michael, le pedí permiso a Emilce para ver si podía sacarle con mi cámara digital, recién comprada para navidad… de parte del espíritu de mi mamá, una foto a la portada de su nuevo CD de This is it que ella sí se lo había comprado.
Por primera vez con mucha generosidad y sin egoísmos de su parte me contestó delante de Teresa, otra chica que me asiste… que sí, por lo que tengo la silueta de M.J. toda colorida, empapada de fragmentos de los videos clips de la película… Recién el 17 de

agosto del año pasado se cumplió un año de la partida física de mamá. Esta primera foto salió torcida… no sé bien si fue un toque mágico de Michael y sus bailes hasta en mi máquina digital, pero a Teresa le costaba terriblemente sacar la foto, no son delirios místicos. Éste es el primer indicio después de ir a ver la película, ¡casi nunca voy al cine como les vengo diciendo! Estoy permanentemente sentada, esa quietud, más la oscuridad del cine… sino es un film que me interese muchísimo, sea por estar de novia o ir a darle el gusto a un niño ¡no voy al cine! Tampoco me motiva ir con las de mi mismo género. Lo que pasa en este caso, como Michael es un referente de mi pasado, soy fiel a mis referentes, a los artistas, a la gente pública, porque siempre lo fui. Eso pasó después… Emilce me trajo y me mostró el muñequito de MJ que hace con mostacillas, con sus manos, obviamente sin interés comercial, nada más para los íntimos, ¡como un hobby o una terapia ocupacional! Me relaja y hace trabajar sobremanera la paciencia, además me gusta ver como trabaja Emilce las mostacillas cuando estamos juntas, ¡es gota a gota, sin tiempos, pareciera! Yo diseño objetos con mostacilla, pero son otras personas los que los confeccionan.


El año pasado, le había dicho que le iba a comprar uno así. No pudieron con mi genio, le dije que MJ tenía chaqueta roja y pantalón negro, que debía hacérmelo con esos colores, ¡era un encargo a pedido!, para motivarla a pensar, a no quedarse, manejarla por ser la primera vez que lo hacía… El lunes vino Estela y sacó bien la foto de la portada, y muchísimo más que encontré para esta columna.
Emilce lo siguió haciendo para Navidad, les vuelvo a decir porque esto sí que es muy importante que lo incorporen a sus vidas, el que quiera… por supuesto, aquí nadie obliga a nada, solamente es “integración social del discapacitado”, el hecho que una chica que tiene autismo infantil, mas debilidad mental de base, y como

consecuencia una discapacidad… Como les venía diciendo, ¡es muy egoísta de por sí, está enfrascada en un cuerpo de mujer con actitudes de niña!; siendo egoísta y todo… es mucho decir que te regale un CD de MJ, y para Navidad el muñequito que había terminado para mí.

La razón por la que quise ese muñequito hecho por Emilce fue que sentí como si él me dijera: “Aquí estoy, en el cielo”. Y lo llevaré de vez en cuando como una joya de fantasía, aunque solo sean mostacillas; lo llevaré por lo que ese objeto representa… ¡creo firmemente en este tipo de indicios de fe!, que no quiere decir que sean hechos fantasmódicos, fantasiosos, de delirios místicos, o de películas de la mente… En todas esas pequeñas cosas: la verdadera película, el CD de This is it de Emilce, el que me lo haya prestado para sacarle fotos, el muñequito de mostacillas, estas pequeñas cosas son “señales del espíritu de la persona”, el manifestarse y decir: “Estoy aquí, ahora te conozco… sé que me descubriste de niña, en todo un entorno que ya no tienes, o que sí tienes, o que vas a recuperar, pero no te preocupes, que yo aquí estoy”.
Antes del final:

El 17 de marzo del 2010, otro año sin mamá físicamente, como me estaban agasajando mucho o tratando de hacerlo cada uno como podía, desde su lugar, refiriéndome a mi entorno más íntimo, me dieron el ok para ir a festejar mi cumpleaños a Pizza Banana con un cupo de invitados definido. Es la primera vez que cedo para hacer la fiesta no siendo el mismo día ya que si no nadie podía asistir… caía un día de semana, así que era mucho más fácil hacerla ese fin de semana. Como me costó tanto nacer la mayoría de las veces prefiero festejarlo ese mismo día.


Estela estaba, también Nancy, Teresa… extrañé mucho a Viviana de vacaciones en Tandil. Hubo cena-show con carnaval carioca. ¡Lo disfrutamos mucho con los chicos del club y el equipo! Como

siempre, para el ser humano que cree en las señales, se le presentan a cada rato en la vida… ¡Hasta en los cumpleaños! Aquella noche Emilce dijo que consultó mucho con la almohada para sacar todos sus ahorros y comprarme su regalo, el DVD de M.J. original. Se lo agradecí hasta decir ¡basta!


Después del carnaval carioca nos hicieron pasar a la pista de baile, quiero decir con mucha tristeza, pero es así, que a los pocos bailes que asistí, los DJ no tienen muy en cuenta el repertorio de M. J., ¡eso duele!
Pero esa noche, si no creyera realmente en “las señales de la fe” diría que no sé que pasó, ¡de pronto, en el medio del baile se escuchó una pizca de un tema de M.J.!
Pensé que él estaba en mi cumpleaños y en mi interior le dije: ¡qué lindo Michael que te recuerden así… si lo hicieran más seguido en las pistas!
Después con Emilce nos pusimos a gritar, me decía: -¿Viste? Yo te dije que él iba a estar en tu cumpleaños… Iba a estar acá. No sé como pero iba a aparecer.-
Luego cambiaron la música y seguimos como si nada, pero por dentro sentí mucho que cambiaran tan abruptamente su tema.
La siguiente señal fue antes de navidad, estaba entre comprarme regalos para mí o para mis amigas… ¡son las que me asisten durante todo el año!, decidí comprarlos para ellas. Mientras los buscaba miraba vidrieras… en una, a unos pasos de casa, en Carlos Pellegrini, vi una cartera blanca con una estrella plateada y dorada,

¡grandiosa!, nada más que por la luz del sol la estrella parecía toda plateada, ¡parecía!


Era plateada con contornos dorados… como la que tanto se habló de ella, que el mismo Michael Jackson dibujaba, al igual que su silueta. Identifiqué primero… la estrella de aquella cartera con “su estrella materializada”, ¡luego la asocié con “la espiritual” acá en la tierra! Estoy hablando de todo lo que sea el don de Michael Jackson para cantar y bailar desde los cinco años de edad, ésa es su estrella espiritual, la que tenía en su interior…
¡Ahora vaya a saber donde le habrá pedido el espíritu Santo que la guarde! Porque no creo que su espíritu se haya desprendido de ella. Para mí, es así… la cartera representaba ese signo. No sé porque soy de sentir las señales o indicios, solo sé que eso se llama “dogma de fe”, se lo preguntamos con mamá a varios sacerdotes.

Esto ocurría el año pasado, como ya saben… decía en mi interior: No importa si no llego a comprarme esa cartera, el hecho es que la haya visto a través de una vidriera… que haya sentido la señal como “la estrella materializada de Michael Jackson”.


Estaba a la pesca de los obsequios navideños de mis amistades y nada más, ¡nunca había visto una estrella tan grande en una cartera de cuero blanca… impresa, como les digo parecía plateada, tan linda! Escribiéndoles sobre quedarme mirando algo que una quiere sin poder comprarlo, por más que mi prima Dolores, muchas veces me ha preguntado: -¿Te hace falta dinero, Kuki… para tus lápices, marcadores o algo?-, la verdad es que no por orgullo ni nada… sino para ser más cuidadosa e independiente con “la semana” que recibo, le respondo: -No, gracias… Yo voy comprando todo de a poco ahora.-
Dolores me dice sonriendo: -Bueno, Kuki… si necesitás algo, ¿me avisás?-
Nunca me ha faltado nada cuando mamá estaba físicamente, ¡ella a cada rato abría su cartera si yo le pedía, gracias a Dios, para darme todos los gustos! Una vez, cuando ella ya estaba en cama… mal, Emilce se estaba portando pésimo, por cualquier cosa hacía caprichos conmigo, hasta le dijo a mamá, sin motivos, que ella me malcriaba mucho; mamá con las pocas fuerzas que le quedaban ¡encima le contestó!: -¡Ay Emilce!, ¿porqué?, es la única hija que tengo, ¡mientras esté yo viva le quiero dar todos los gustos!- Y se volvió a dormir porque ya estaba sedada.
A veces ahorraba yo, también, sin embargo luego de su partida física al infinito, prefiero… toda la vida, “ahorrar mi semana” y comprarme las cosas de computación o DVD vírgenes a mi ritmo, ¡cuando yo pueda!, eso me lo enseñaron cuando estaba pupila, es algo muy europeo y estadounidense también, ya que han sufrido dos guerras mundiales, conozco las dos caras de la vida, en fin… no me voy a morir por eso. Es así como miro la vida ahora, por propia iniciativa, razón por la que digo ¡no será la primera vez… ni tampoco la última que me quede observando una vidriera! Cuando pasaba por allí, siempre se me iban los ojos hacia ese objeto, pero me repetía lo mismo, “no importa, este año es otra cosa lo que quiero hacer”. Una de las veces, al pasar por ese negocio, me quedé mirando lo mismo, pero ésta vez me puse pensativa; me permito plasmarlo. ¿Cuántas cosas se habrán quedado mirando en las vidrieras los hermanos Jackson, sin poder comprarlas por ser costosas para sus padres antes que les llegara la fama? Cuando fueron populares ya no podían salir solos a la calle… ¡qué se yo, digo!, volví a casa reflexionando sobre esto, ¡y en lo que les costó sus carreras!
Emilce me sigue prestando fotos que ella va juntando por ahí, ¡siento que a través suyo, Michael me las envía!, es en este mundo que las recibo… él la usa a ella de mensajera para que yo las pueda ver y recopilar, ¡realmente son fotos históricas para que las ponga en la columna!, como Michael lavando los platos y Paul Mc Cartney uno de los Beatles secándolos… ¡esa fotografía por ejemplo lo es!, no hay que olvidarse de la historia en la índole que sea: “la de las canciones y músicas junto con las danzas de los respectivos países”… a la vez “la de las relaciones humanas y los lazos” y así podría seguir nombrando a todas, ¡que serían demasiadas!
A este cassette, como les digo… lo venía grabando desde el 2009… Y será porque ahora estoy con la mente en las cosas de la casa que dejó físicamente mi madre, que uno de esos días le dije al espíritu de Michael Jackson, grabando… sorpresivamente, pensando en que tenía que mandar a arreglar mi teléfono especializado, con auricular: -¿Hola?, la verdad, no sé cómo anda mi teléfono Michael, estee… Creo haber pensado en voz alta en las cosas de la casa, antes no lo hacía,- agregué suspirando de cansancio por la rutina de trabajo, y seguí diciéndole: -Me equivoqué, quería decirte, a propósito de “las señales” que he recibido últimamente, o sea tuyas… ¡son increíbles!, el hecho que Emilce con la discapacidad que tiene me haya regalado todos esos detalles, ¡en ella es un grandísimo progreso!-
Respecto a la cartera que siempre me quedaba viendo en la vidriera, me refiero a la de la estrella… les cuento que hasta que pasaron las fiestas, aclaro que me gusta festejar “Reyes”, de ninguna manera lo considero una festividad solo para niños, toda la vida me agradó que mi madre y Virtudes me regalaran algo por más pequeño que fuera para ese día, ¡hoy lo hago yo!, no porque crea ser una criatura, ¡no!… sino es en honor al espíritu de los tres Reyes Magos que veneraron alguna vez a Jesucristo en la tierra… mi rey mago favorito es

Baltasar, los festejé de niña en España y en todos lados los seguí festejando de grande y lo seguiré haciendo, ¡es repito, en honor a ellos! Fue justamente después de reyes, otra señal… podría ser, ¿por qué no?


Aquel día vino Estela, diciéndome: -¿Sabés que pusieron en oferta la cartera que vos querías?, la de la estrella.- Pensé en silencio: -Ésta es otra señal, ¡no lo puedo creer… tantos meses la cartera, ahí!, me alegro que los dueños le hayan rebajado el precio así la puedo comprar.-
No nos olvidemos que en ese momento no pensaba comprarla… ¡Y todos los regalos que quise hacer a los demás estaban hechos!
Ahora ya tengo la cartera, si se hubiesen dado las circunstancias personales para hacer ese año la Presentación del Libro en Córdoba la iba a usar, ¡pero no pudo ser!
Desde que la mamá de Emilce se fue al cielo, mucho antes que la mía, yo podía recibirla durante un mes a dormir en casa, tenía el respaldo de mi madre en caso que sus brotes fueran muy fuertes, ahora como mamá también está en la infinidad, no quiero arriesgarme a invitarla a dormir más de tres días, por mí.
A pesar de ello, varios fines de semana sigo aceptando que venga, esta navidad a lo mejor también… Ya les expliqué que ella era del club, y se le fueron muriendo los padres… Y ahora dentro de mis posibilidades, que cambiaron hasta para ella, es una especie de protegida que tengo. Nunca pensé que desde el club Dios podría encargarme una historia así… que requiere de tantos vericuetos, como lo hizo con mi madre adoptiva, también sorpresivamente.
¡El año 2010 apenas comenzaba!
Un domingo… era bien temprano por la mañana, ella me despertó con su llanto, porque tengo el sueño muy liviano, cualquier ruido me desvela. Me gusta, porque si pienso tener aunque sea un bebé… biológicamente, por más que avance mi edad esa va a ser mi vida, de sobresalto en sobresalto, ¡espero que mi esposo tenga las mismas ganas de ayudar, claro! Conseguí calmarla con el mismo método suave y psicopedagógico que usaba mi mamá conmigo, por más adulta que ya fuese…
Aunque me haya despertado removiendo mis recuerdos de infancia europeos con mis amistades, ¡y aún sintiendo una fortísima melancolía interior, el instinto maternal que tengo me llevaba a ser más fuerte que mi tristeza por lo que ella me estaba contando… también por lo que yo estaba asociando silenciosamente; eso me hizo protegerla y calmarla, me llevó a reprimir mis sentimientos, una vez más para darle de contención afectiva. Emilce amaneció llorando, le pregunté, como es mi recurso de siempre con ella, así como había aprendido el ejemplo de mamá y Virtudes conmigo: -¿Por qué llorás, Vida?-
Me contestó: -¡Me siento una tarada, una tonta, una todo!-
Continuó diciéndome: -¡Que hay sueños que no se me cumplieron! Yo fui una vez hasta la puerta de no sé que hotel la vez que vino Michael Jackson acá, para verlo… y no pude verlo, María, no pude… Porque él salía muy rápido en el auto.- Siguió llorando: -No lo pude conocer en persona.-
Cuando se calmó, me dijo comenzando a reírse: -Pero ahora nos conocerá en persona, a mí sobre todo.- Es así, habla de sí misma

continuamente. -Y le dirá a mi mamá “cómo me hubiera gustado conocer a su hija”- Todo eso relataba mientras estábamos acostadas, cada una en su cama.


Le dije: -Emilce, el año recién comienza… ¡No tenés que pensar negativamente en este año 2010!, además Michael nos conoce desde arriba, ahora él nos ve, ¡sabe que lo queremos, nos conoce a las dos aunque no lo hayamos visto en persona, ¿eh?, conocimos su arte, su canto, sus bailes, en una palabra lo que dejó cuando estaba físicamente, ¡eso es lo importante!, quiere que lo recordemos con lo que dejó, ¡es realmente dificilísimo cumplirlo, pero no nos quiere ver tristes… todas sus apariciones públicas, estee… Ya sabe que nosotras estamos con él y él con nosotras desde allá arriba.-
-¡Pero es difícil, Michael!- Yo ya tenía un nudo en la garganta a causa de ella, sin embargo buscaba las palabras para decirle, sacando fuerzas y a la vez le hablaba al espíritu de Michael Jackson.
-Yo tampoco lo pude conocer en persona, conocí su arte a través de mis amigos europeos, ahora él me conoce desde arriba que es lo más importante para mí… Por eso le puedo hablar… Y vos también Emilce, los que creemos que el espíritu se eleva, sabemos que nos está escuchando, esa es la fe- le dije.
Necesito que sepan que seguir alimentando la fe de la gente es muy importante porque sino… si yo no supiera ver “las señales o signos”, o no alimentara mi fe en ese sentido, sería alguien que deja pasar a la gente porque sí en la vida, sin respeto hacia el prójimo.
Les diré, que el año 2009, mientras colocaba el nacimiento y todos los animalitos… que este año sigo colocando en el belén porque lo suelo dejar un tiempo más… pensé mucho en los hijos de Michael y

en mi mamá, de golpe me puse a llorar… olvidándome que le había pedido a Emilce que se quedara a ayudarme para armar el arbolito y el nacimiento. Ella estaba allí, ¡me largué a llorar con todo!, recordando que hacía un año de la partida al infinito de mi madre, que Michael partió ese año recientemente y que eran las primeras fiestas que los tres niños del rey del pop las pasaban sin su papá, no sé si ellos festejan esas festividades. Y ahí, me di cuenta del buen trabajo que había hecho con Emilce porque aunque Estela me secaba la cara, era Emilce quien me supo contener diciéndome lindas cosas.


Pero Michael la habrá pasado magníficamente allá arriba… ¡vaya a saber cómo!, me lo imagino, como les dije poniendo los platos en la mesa… queriendo organizar todas las fiestas como siempre… bailando… La noche de Navidad fui con mi prima Dolores a casa de María José y Steve, mis primos que son los padres de Sol mi sobrina segunda que hace todo con gran esfuerzo, fue parte del homenaje de Thriller en el planetario de Buenos Aires… esa noche había un viento fortísimo agitando los árboles de una manera, que María José tuvo que prestarme el mantón rojo de mi tía Angelita, su mamá, quien también está en el cielo desde hace años… Al momento del brindis y después de beber otra copa de champagne le hablaba a mi mamá, y sobre todo a Michael diciéndole “que seguramente era él el que estaba agitando los árboles de esa manera, bailando en el cielo… ¡que hubiera querido ser mosquito para ver cómo lo estaban festejando ellos allá arriba!, que pararan la llovizna, porque hasta cayeron unas gotas. Después dije: -¡Má sí!, es bendición, la lluvia y ¡feliz Año nuevo para todos allá arriba!- a Michael se lo dije en inglés a cada rato, en voz alta, pero nadie se daba cuenta.
¡Ah!, a propósito, le pedí a Emilce que me haga dos muñequitos más de Michael Jackson con mostacillas brillantes, uno como collar ya me lo hizo… el otro como prendedor, me lo quiere dar porque está hecho.
Final:

¡Oh... Michael! No digo cuanto lo voy a extrañar porque como les dije mil veces en este artículo, creo que su espíritu y alma siempre... siempre me oyen, ¡esté en donde esté! Aquel niño que tenía cinco años de edad comenzó cantando... ¡Cómo lo compararíamos aquí en el mundo al querer hacerlo con algo maravilloso! Dicen los norteamericanos: -¡Maravilloso! En España decimos que cantan "cómo los mismos ángeles", eso diría yo por haber estado en una gran parte de mi vida allí de vacaciones. ¡Cada país tiene sus dichos! El niño maravilloso se inició casi logrando interpretaciones como los mismos ángeles, así lo hizo en su niñez, ¡de adulto... bueno, impuso su arte con el incalculable don que llevaba, continuó desarrollándolo más todavía!, ¡parecía nunca terminar de sacar cosas nuevas!, se ve que tenía mucho para dar. Sí les puedo decir que me regocija infinitamente y sensibiliza haber podido estar, ser una partícula de una de las décadas en las cuales trabajó... Siguió trabajando, ¡o sea que no es una sola... soooonnn varias!, pero yo sería una pequeña partícula, repito de esas décadas en las que hizo su carrera.


Nací en 1971, es decir que tomo: "La parte del esfuerzo por llegar a la cima de su carrera, de hecho lo estaba haciendo - La etapa de su pleno apogeo - La del medio -Y la del final”, ¡me refiero al final terrenal! Así divido las etapas en las que me tocó vivir. Me alegra mucho que fueran los amigos de mi infancia europea quienes me lo hayan hecho descubrir. Para mí es un honor ser un pedacito de toda la gente que lo supo ver por intermedio, nada más, ni nada menos que de sus grandes obras, lo que hacía en televisión, en las revistas, shows y videos clips, que ahora fueron renovados por el propio Michael, con los mismos conceptos. Pertenecí a casi una de las

últimas generaciones que vivió el fenómeno que provocó... Él se supo realimentar muy bien cada día... cada día... cada día, hasta llegar de diez en diez años, en varios de los cuales estuve, en muchísimos no... ¡porque son anteriores! Lo digo contenta, riéndome, porque es la verdad. Lo importante, es que mientras Estela, que me asiste y es mi amiga como ya les conté, continuaba limpiando mi habitación, mientras yo estaba grabando el final de mi Testimonio Personal sobre Michael. Me hizo señas silenciosamente, que iba a la disquería a cambiar un CD, entonces le dije que apagara lo que estaba grabando. ¡Después de todo son mis sentimientos, no quise compartirlos con nadie! En ese momento se me cruzaba que la estrella, sol espiritual o energía de Michael me acompañaron, por lo menos eso sentí en el transcurso de los dos años de trabajar en esta columna, espero que sigamos siendo muy buenas amigos, ¡sobre todo con su espíritu! Cuando Estela iba a salir, me preguntó si deseaba algo de la calle. Busqué y busqué la sensación del espíritu de Michael, que sí estaba... la buscaba con mis ojos por toda la habitación ¡a ver qué podía ser! Reflexioné mucho, por lo menos el tiempo interior fue largo, al ser yo perceptiva, puedo sentir perfectamente las presencias. Por eso le contesté, mi conmoción me hacía decirlo, estaba emocionada y no quería que me viera llorar: -Si lo ves a Michael, por ahí... preguntále porqué de golpe estoy triste si él está conmigo, y no me quiere ver llorar… -


Tenía que seguir con el final de mi Testimonio Personal... ser fuerte, y no podía decirle eso que estaba pensando a Estela, ni a nadie. Reflexioné en mi interior, así que le dije lo primero que se me vino a la mente: - Estela, ¡éste va a ser el final!, ¿te gusta? - Está bueno-, me contestó sonriendo. -¡Tráeme una Coca Cola!- Recordé a Estados Unidos y necesitaba conectarme indirectamente con la gaseosa más importante de allá. Por más que no creo que Michael la tomara... No digo que para los comerciales de Pepsi no probará un poquito o

tomará, ¡pero sí bebía litros y litros de agua en sus ensayos y giras, antes y después de los recitales, eso sí es cierto! Es que el estado gaseoso es muy pesado e incómodo para bailar, creo que no tomaba gaseosas, tal vez me equivoco, ¡pero para bailar necesitaba su cuerpo liviano! Que haya pedido jugos de frutas para el camarín cuando vino a la Argentina, eso también puede ser, en general tomaba mucho agua por su desgaste físico. A pesar de eso le pedí a Estela lo primero que identifiqué con ese país, acongojada. Cuando ella se fue, quise desahogarme... bajito, por lo explicado anteriormente, y me permití emocionarme hasta las lágrimas, a solas. Michael Jackson artísticamente forma parte de mi pasado - presente, es una cuestión multifacética por haber estado viviendo partes de mi vida en algunos países... ¡Me desahogué, todo lo que quise!, hasta quise ir al toilette, pero me aguanté mientras lloraba, como toda una profesional me dije: ¡iré cuando termine el final de la columna!


Estaba Soledad a cargo de la cocina, no deseaba que me oyera desde su lugar de trabajo... Lloraba y decía: ¡Mamá, mamá, mamá!- a la vez pensaba en Michael con sus tres hijos. Cuando mi asistente regresó, no me vio llorando, yo ya había hecho el trabajo de tranquilizarme. Le pedí que me secara la cara y le dije: -¡Ponéle Play a mi grabador, por favor, Estela... que quiero agregar algo! Trataba de reponerme inmediatamente, como en la escuela de Michael y en la mía, seguí grabando mi testimonio para él. ¡Michael fue el cantante que más se preocupó en recorrer el planeta, de sobrevolarlo miles de veces es una forma de decir, por supuesto! Sí, hubo líderes que lo hicieron... como la Madre Teresa de Calcuta - la princesa Lady Diana, también lo hizo Juan Pablo II como representante eclesiástico... ¡Pero como cantante solista, así... fuerte, constantemente, era él quien llevaba la bandera, porque lo quería, no lo obligaban! Tenía trabajo por doquier, ¡lo hacía por generoso! Es más, hasta se encargó de cantar y poner en escena "historias que tuvieran que ver con la madre naturaleza".
Desde mi lugar me comprometí como él quería, al salvataje del planeta, aportando una humilde letra para una canción con ese tema. Su afición eran los animales y no dejarlos desamparados, ver en que estado estaban, hasta cuando recorría el mundo se llevaba algunos a su rancho de Neverland, si estaba de gira. Su lucha incesante desde sus antiguos videos clips por los desnutridos, él no los mostraba por morboso sino para que la gente tomase conciencia realmente de como están las cosas en el globo terráqueo. Así que en los viejos videos clips ustedes pueden ver como están los niños en África muriéndose de hambre, ¡eso es en todos lados... no es solamente allí!
Fue el pop star que más sobrevoló la Tierra, ¡eso es un fenómeno mundial para agradecerle artísticamente! No hay muchos artistas que se ocupen de viajar por toda la creación para eso, en toda mi vida, aparte de él... vi a dos mujeres artistas más que lo hacen... pero otros, ¡son contados con un dedo de mi mano! En cambio él hizo todo... por poco, cantaaaba, bailaaaba, planeaba y hacía beneficencia, subastas con objetos de su propiedad para los niños, algunos pacientes crónicos, otros estacionarios, otros terminales. Nunca vi a nadie igual, obviamente lo digo en sentido figurado... Todo eso que les estoy enumerando, de ser un hombre multifacético, ¡no se expandió, el pobre... porque ningún hombre puede hacerlo!, salvo el Hombre Araña… sin embargo, por poco no se expande tras los chasquidos de sus dedos, mágicamente, saliendo de una bolsa como lo hizo en un video clip, que no sé cómo se llama en este mundo; por poco no queda expandido en el planeta para tratar de ayudar... ¡Si hubiese podido también eso hubiera hecho, señores! Por eso, les digo que no hay que mirar al ser humano solo desde ciertos aspectos sino desde todos, que estoy orgullosísima de ser esa pequeña partícula de la cual les he escrito anteriormente, de haber podido ser una parte de las generaciones que disfrutó a una persona de esa calidad humana y artística, ¡ya que las celebritys por más que sean especiales también

son humanas! ¡No son ídolos, la gente confunde, no los ven como personas! ¡Siento que está más que correctamente hecho que se haya tomado el trabajo, cuando andaba cantando... de ocuparse del planeta! Sí, en su vida lo que hizo ha sido "un trabajo de hormiga" desde niño, hasta los 50 años de edad, ¡él hizo cosas y están correctas! Por eso, empecé a sentir que con la disciplina, el tesón y la formación europea que tengo en muchos aspectos, ¡debía hacer el esfuerzo, una enorme labor en esta columna... porque si él se dio el trabajo en hacer todo esto correcto! Después si él quiere dar explicaciones de su vida privada o no... eso es otra cosa. Cuando partió hacia Dios siempre traté de no mirar televisión a partir de su última foto, pero un fin de semana vi las noticias, en una de ellas pasaban un flash de Paris hablando por micrófono al mundo, llorando mientras decía: -Mi papá fue el mejor del mundo.- Me hubiera gustado no ver las imágenes, porque recordaré a los hijos y también la partida de mi mamá… ¡yo también soy hija!


Sé que cualquier hijo diría esto, pero hay casos excepcionales como padres o familiares, como por ejemplo los que se ocupan bien toda su vida de los discapacitados, no los internan si cuentan con la infraestructura necesaria. En el caso de Michael es así... además los crió trabajando intensamente, no les faltó una niñera... Repito: los crió, les dio amor, le dijo a uno de ellos en su primer cumpleaños, mientras el niño jugaba con un rompecabezas desarmado con mil pequeñas piezas: -La vida es linda, sé feliz, y quiero que seas igual que yo cuando crezcas.- No tomo como una presión estas palabras de su parte, para nada... que te diga eso un papá es muy lindo hacia un hijo varón... Él quiere eso para los tres, ¡se los aseguro nueva generación Jackson! En el caso de mi mamá también fue la mejor mamá del mundo y lo es ahora espiritualmente... ¡fue y es maravillosa por todo lo que me dio terrenalmente, acá! Me dio a Virtudes, la niñera más buena del mundo, además ella, su apertura

mental hacia mí y en general, la paciencia que me tenía cuando lloraba de chica y de adulta… aunque nos alteráramos con insultos, a los cinco minutos ya estábamos bien nuevamente. Todo, su creatividad, su alma bohemia y de artista, las personalidades que conocí en profundidad gracias a ella. Más allá que tenga dotes creativas si no fuera porque me estimuló la parte espontánea, la mente artística hoy no estaría tan alimentada en esa área, pero con naturalidad.


Todo lo que me dio... físicamente digo, todos los cuentos infantiles, los juegos didácticos más avanzados para mi edad… La suavidad y el respeto con que me decía las cosas, sobre todo extraño su método psicopedagógico cuando me ponía a llorar a los gritos, ya sea por capricho o por dolor… Sus besos, muchos besos, el tocarme la cara, hecho de menos también sus nudillos siempre marcados que me llamaron la atención desde niña, los grandes abrazos que se sentían de verdad, ahora ya no tengo eso, la siento de otra forma ¡qué viva! También hecho de menos la confianza que me tenía, el preguntarme el porqué de cada reacción mía... todo... todo...
Si bien fui hija única de madre, cuando era niña siempre me nacía prestar mis juguetes, no era mezquina ni lloraba por eso. Por ahí sí celaba a mi mamá si un niño estaba muy cerca de ella, ahí sí, pero no en prestar mis cosas o dar cosas nuevas, o sea regalos... era una hija única muy dadivosa. En el colegio y en la secundaria tenía altas notas, pero las autoridades desistieron porque progresaba muy lentamente en las matemáticas, no era mi fuerte, no me dejaron terminar los estudios secundarios por esa razón en vez de agotar todas las posibilidades, maestras particulares intensivas para esa materia, etc., si no en todo tenía buenísimas notas, no era por ser hija única que me dejaba estar, tanto en los estudios como en mi trabajo de escritora... Mamá siempre dijo que trabajo demasiado, no la

defraudé en muchos sentidos como esos. No era una hija única que se creía que estaba sola en el mundo, sino que me gustaba compartir con los que eran mis amigos y con los que descubría para que fueran nuevos amigos. Como calculo que lo habrá hecho Michael con Michael Prince I, Paris y Michael Prince II Blanket, son padres irrepetibles, que me disculpen los otros hijos porque para cada hijo sus padres son únicos, en estos casos hay padres excepcionales en la tierra que se van muy pronto, ¡o así parece que se van pronto!



  1   2   3   4


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©atelim.com 2016
rəhbərliyinə müraciət