Ana səhifə

Los lapsus I


Yüklə 6.11 Kb.
tarix24.06.2016
ölçüsü6.11 Kb.
Los lapsus I
“Lapsus” es una palabra que tenemos bastante incorporada y solemos olvidar que su relación con la vida cotidiana no siempre ha sido reconocida.. Cuando una persona confunde un nombre, por ejemplo, llama a su novia actual con el nombre de la anterior, nos sonreímos, comprendemos el enfado de la joven, e incluso podemos inclinarnos a pensar que esa relación anterior, no ha sido del todo superada.

Esta manera de pensar, en la que reconocemos la implicación del sujeto en un error, la introdujo Freud, trayendo otra manera de pensar, que sin embargo, sólo aceptamos cuando el sentido se nos revela, como en el ejemplo anterior, inmediatamente. De lo contrario, solemos decir que no tienen sentido, que todo el mundo alguna vez olvida, que es una cosa normal. Como si el hecho de compartir esa experiencia con toda la humanidad fuera la garantía de que no habla de nosotros.

Cuando Freud comenzó a estudiar estos lapsus, se preguntó si valía la pena ocuparse de detalles tan nimios de la vida, cuando claramente había, y hay, enfermedades mentales que producen mucho sufrimiento y justificarían más, si cabe, nuestra atención. Y se dijo que le interesaba estudiar mecanismos, que, como los sueños, afectan tanto a personas sanas como enfermas, a todas las edades, y que no por pequeños debíamos considerarlos nimios. Para saber si alguien nos ama, o si nos ha dejado de amar, normalmente no esperamos a grandes declaraciones. Espiamos pequeños detalles, gestos fugaces, que son los que leemos dando sentido a los sentimientos.

Así que, en primer lugar, podemos preguntarnos a qué se deben estos fenómenos, estas pequeñas equivocaciones orales. Como causa, se suele aducir el cansancio, quizás una indisposición. Es evidente cuando estamos excitados, por ejemplo en un enfado, o cuando estamos pensando en una cosa y hablando de otra. En estos casos nos parece evidente que es posible cometer errores, por lo que nos preguntamos ¿qué interés pueden tener para nosotros, sujetos psíquicos estas cuestiones?



Sin embargo, si nos detenemos un poco más, vemos que no todas las personas aquejadas por una ligera indisposición o dolor de cabeza cometen lapsus. E incluso un mismo sujeto no los comete siempre que esté en tal situación…. En cuanto a lo de estar distraídos, como fuente de error… Sabemos que hay tareas que se realizan mejor justamente cuando las realizamos lo más automáticamente posible, como conducir, escribir a máquina. Así que tendremos que seguir pensando….
Continuará


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©atelim.com 2016
rəhbərliyinə müraciət