Ana səhifə

Introducción al narcisismo I narcisismo


Yüklə 16.85 Kb.
tarix24.06.2016
ölçüsü16.85 Kb.
Introducción al narcisismo
I

- Narcisismo: conducta por la cual el individuo da a su cuerpo un trato parecido al que daría al cuerpo de un objeto sexual (lo mira, lo acaricia, lo mima) alcanzando satisfacción (Nacke). El narcisismo cobra aquí el significado de una perversión.

- Luego se observó que rasgos aislados de esa conducta aparecen en muchas personas aquejadas por otras perturbaciones. Finalmente, se conjeturó que el narcisismo podía reclamar su sitio dentro del desarrollo sexual regular del hombre. A esta conjetura se llegó a partir de las dificultades que ofrecía el trabajo psicoanalítico en los neuróticos: una conducta narcisista de esa índole constituía en ellos una de las barreras con que se chocaba en el intento de mejorar su estado. El narcisismo no sería una perversión, sino el complemento libidinoso del egoísmo inherente a la pulsión de autoconservación.

- Un motivo acuciante para considerar la imagen de un narcisismo primario y normal surgió a raíz del intento de incluir el cuadro de la dementia praecox o esquizofrenia a la teoría de la libido. Los parafrénicos muestran dos rasgos fundamentales de carácter: el delirio de grandeza y el extrañamiento de su interés respecto del mundo exterior (personas y cosas). Esta última alteración los hace inmunes al psicoanálisis, los vuelve incurables (los parafrénicos no hacen transferencia y se resisten a la terapia, éste es el problema del que parte Freud para introducir la noción de narcisismo). Los parafrénicos parecen haber retirado su libido de las personas y cosas del mundo exterior, pero sin sustituirlas por otras en su fantasía (como pasa en la histeria o la neurosis obsesiva). Y cuando esto ocurre, es algo secundario y corresponde a un intento de curación que quiere reconducir la libido al objeto.

- ¿Cuál es el destino de la libido sustraida de los objetos en la esquizofrenia? El delirio de grandeza nace a expensas de la libido de objeto. Lo que sucede es que la libido sustraída del mundo exterior fue conducida al yo y así surgió la conducta que Freud denomina narcisismo. Este narcisismo es la amplificación y el despliegue de un estado que ya antes había existido. Por eso concibe al narcisismo que nace por replegamiento de las investiduras de objeto como un narcisismo secundario, que se edifica sobre la base de un narcisismo primario, oscurecido por múltiples influencias. Entonces, está la imagen de una originaria investidura libidinal del yo (la libido toma como objeto al yo), narcisismo primario, cedida después a los objetos; y en caso de replegarse y retornar al yo constituirá el narcisismo secundario.
- Oposición entre libido yoica y libido de objeto. Cuanto más gasta una, tanto más se empobrece la otra. El enamoramiento es la fase superior de desarrollo que alcanza la segunda (resignación de la personalidad propia a favor de la investidura de objeto); su opuesto es la fantasía de “fin del mundo” de los paranoicos.

- En un comienzo, las energías psíquicas están juntas en el estado del narcisismo y son indiscernibles; sólo con la investidura de objeto se vuelve posible diferenciar una energía sexual, la libido, de una energía de las pulsiones yoicas.


- Relación entre autoerotismo y narcisismo: El autoerotismo hace referencia a un estado primitivo en el que no hay en el individuo una unidad comparable al yo, donde las pulsiones sexuales parciales encuentran satisfacción en una zona erógena. Sólo con la investidura de objeto se vuelve posible diferenciar una energía sexual, la libido, de una energía de las pulsiones yoicas. Freud dice que las pulsiones autoeróticas son iniciales, primordiales, por lo que una nueva acción psíquica tiene que agregarse al autoerotismo para que el narcisismo se constituya. Ese acto psíquico sería la constitución del yo como un objeto de amor para sí mismo.
- Relación entre libido yoica y libido de objeto: Son dos términos introducidos por Freud para distinguir dos modos de investidura de la libido: ésta puede tomar como objeto la propia persona (libido del yo o narcisista) o un objeto exterior (libido objetal). Según Freud, existe un equilibrio energético entre estos dos modos de investidura, disminuyendo la libido objetal cuando aumenta la libido del yo, y a la inversa.

- La separación entre una libido yoica y una libido objetal es una prolongación de la división entre pulsiones yoicas (de autoconservación) y pulsiones sexuales.

- El valor de los conceptos de libido yoica y libido de objeto reside en que provienen de un procesamiento de los caracteres íntimos del suceder neurótico y psicótico.

- El supuesto de una separación originaria entre unas pulsiones sexuales y otras yoicas viene avalado por muchas cosas:

a) responde al distingo popular entre hambre y amor;

b) consideraciones biológicas abogan en su favor.


II (Ampliar)

- La principal vía de acceso al narcisismo es el análisis de las parafrenias. No obstante, para aproximarnos al conocimiento del narcisismo existen otros caminos:

a) enfermedad orgánica

b) hipocondría

c) vida amorosa
- Si consideramos la actitud de padres tiernos hacia sus hijos, habremos de discernirla como renacimiento y reproducción del narcisismo propio, hace mucho abandonado. La sobreestimación (estigma narcisista, como en la elección de objeto) gobierna este vínculo afectivo. Así prevalece una compulsión a atribuir al niño toda clase de perfecciones y a encubrir y olvidar todos sus defectos. Tb prevalece la proclividad a suspender frente al niño todas las conquistas culturales que se obtienen en detrimento del narcisismo. El niño debe tener mejor suerte que sus padres; en el niño, enfermedad, muerte, renuncia al goce, restricción de la voluntad propia, no han de tener vigencia, las leyes de la naturaleza y de la sociedad han de cesar ante él, y debe ser el centro y núcleo de la creación: Su Majestad el Bebé. Debe cumplir los sueños, los irrealizados deseos de sus padres. El punto más espinoso del sistema narcisista, esa inmortalidad del yo que la fuerza de la realidad asedia duramente, ha ganado su seguridad refugiándose en el niño. El amor parental no es otra cosa que el narcisismo redivivo de los padres, trasmudado al amor de objeto.
III

- Qué sucede con la libido yoica en el adulto normal? No se agota toda en investiduras de objeto. Hay mociones pulsionales libidinosas que sucumben al destino de la represión patógena cuando entran en conflicto con las representaciones culturales y éticas del individuo (que las acepta como normativas, se somete a las exigencias que de ellas derivan). La represión parte del yo, del respeto del yo por sí mismo. Las impresiones y vivencias, los impulsos y mociones de deseo que un hombre desaprueba con indignación total o ahoga antes que devengan cc tienen que ver con haber erigido en el interior de sí un ideal por el cual mide su yo actual. La formación del ideal del yo sería, de parte del yo, la condición de la represión.

- Sobre el ideal del yo (en el texto dice yo ideal) recae el amor de sí mismo de que en la infancia gozó el yo real. El narcisismo aparece desplazado a este nuevo yo ideal que, como el infantil, se encuentra en posesión de todas las perfecciones valiosas. El hombre no puede renunciar a la satisfacción de que gozó una vez. No quiere privarse de la perfección narcisista de su infancia, y si no pudo mantenerla porque se lo estorbó las advertencias que recibió durante su desarrollo y por el despertar de su juicio propio, procura recobrarla en la nueva forma del ideal del yo. Lo que él proyecta frente a sí como su ideal es el sustituto del narcisismo perdido de su infancia, en la que él fue su propio ideal.
- La sublimación es un proceso que atañe a la libido de objeto y consiste en que la pulsión se lanza a otra meta, distante de la satisfacción sexual; el acento recae en la desviación respecto de lo sexual.

- La idealización es un proceso que envuelve al objeto; sin variar de naturaleza, éste es engrandecido y realzado psíquicamente (por ej: sobreestimación sexual del objeto). La idealización es posible tanto en el campo de la libido yoica cuanto en el de la libido de objeto.

- Puesto que la sublimación describe algo que sucede con la pulsión y la idealización algo que sucede con el objeto, es preciso distinguirlas en el plano conceptual. La formación de un ideal del yo se confunde a menudo con la sublimación de la pulsión. Que alguien haya trocado su narcisismo por la veneración de un elevado ideal del yo no implica que haya alcanzado la sublimación de las pulsiones libidinosas. El ideal del yo reclama esa sublimación, pero no puede forzarla; la sublimación es un proceso especial cuya iniciación puede ser incitada por el ideal, pero cuya ejecución es independiente de tal incitación. La formación del ideal aumenta las exigencias del yo y es el más fuerte favorecedor de la represión. La sublimación constituye aquella vía de escape que permite cumplir esa exigencia sin dar lugar a la represión.

- Freud plantea la posibilidad de hallar una instancia psíquica particular cuyo contenido fuese velar por el aseguramiento de la satisfacción narcisista proveniente del ideal del yo, y con ese propósito observase de manera continua al yo actual midiéndolo con el ideal. (habla de lo que conceptualizaría como Superyo). Lo que llama conciencia moral satisface esa caracterización, un poder que observa todas nuestras intenciones, se entera de ellas y las critica.



- La incitación para formar el ideal del yo, cuya tutela se confía a la cc moral, partió de la influencia crítica de los padres, y a la que en el curso del tiempo se sumaron los educadores, los maestros y todas las otras personas del medio (prójimos opinión pública). Grandes montos de una libido en esencia homosexual fueron así convocados para la formación del ideal narcisista del yo, y en su conservación encuentran denaje y satisfacción. La institución de la cc moral fue en el fondo una encarnación de la crítica de los padres, 1ro, y después de la crítica de la sociedad.


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©atelim.com 2016
rəhbərliyinə müraciət