Ana səhifə

¿Argentina puede darse el lujo de tener un mercado cambiario libre?


Yüklə 19.72 Kb.
tarix27.06.2016
ölçüsü19.72 Kb.
¿Argentina puede darse el lujo de tener un mercado cambiario libre?

Borrador preliminar


Encuadre general
En los últimos años se ha venido asistiendo a nivel internacional a una creciente consenso acerca de la adopción por parte de las economías nacionales de controles al ingreso de capitales. El objetivo buscado es el de evitar la acumulación de pasivos de corto plazo y, por lo tanto, contribuir a reducir la vulnerabilidad y volatilidad del sector externo. Más controvertida continúa siendo, en cambio, la adopción de controles a la salida de capitales. No obstante también en este terreno han venido apareciendo cada vez más voces que discuten que en situaciones de elevada incertidumbre, caída de reservas y presiones sobre el mercado de cambios la adopción temporaria de este tipo de controles puede contribuir a brindar un marco de condiciones más propicio asi como el tiempo necesario para que los que tienen a cargo la conducción de la economía desenvuelvan las políticas más adecuadas para restaurar la estabilidad y garantizar el ingreso en un sendero de crecimiento sustentable.
Esta cuestión tiene elevada vigencia en la actual coyuntura económica de la Argentina, donde se hace cada vez más evidente la necesidad de poner en dicusión la lógica de subordinar la globalidad del manejo de la política económica al logro de un acuerdo con el FMI que, dada la condicionalidad que es aceptada a cambio, entra en contradicción con cualquier objetivo productivo y de redistribución progresiva de los ingresos. La experiencia recogida de los dos acuerdos previos es elocuente en demostrar que las políticas procíclicas que acompañaron la implementación del blindaje y el megacanje, lejos de corregir, profundizaron las tendencias negativas tanto en la economía real como en los indicadores fiscales y de sector externo.
En la presente fase estamos asisitiendo a las consecuencias muy negativas provocadas por una hiperdevaluación, cercana al 70% en el valor del peso, fruto de la anárquica forma en que las autoridades económicas del país condujeron la salida del régimen de la convertibilidad. Hacia adelante y tal como está planteada la política económica en el marco de los compromisos que esta previsto asumir con el FMI en materia monetaria y fiscal lo previsible es que el actual proceso termine cristalizando un nivel de participación aún más baja de los trabajadores en la distribución del ingreso, el consecuente achicamiento adicional de la dimensión del mercado interno, la mayor primarización aún de la estructura productiva y la acentuación de las tendencias estructurales hacia el desequilibrio fiscal y externo. En este escenario no está claro cuales serán los nuevos nichos de acumulación financiera o productiva a partir de los cuales la crisis argentina puede encontrar una resolución.
Ahora bien, para los que pensamos que es posible encarar un camino diferente es esencial tener en claro que la búsqueda de una salida alternativa que no pase por el auxilio del FMI debe necesariamente insertarse en el marco de un programa sólidamente articulado que torne compatible el objetivo prioritario del desarrollo con las decisiones que en lo inmediato se adopten en materia de recomposición ( reformulación ) del sistema financiero, de reprogramación de la deuda externa y de regulación del mercado de capitales.
Como ya mencionamos, la posibilidad de plantearse una política fiscal y monetaria activa consistente con el objetivo prioritario de la reactivación y la redistribución de ingresos es claramente contradictoria con los compromisos planteádos por el FMI en términos de cumplimiento de un estricto programa monetario y de generación de un superávit primario en las cuentas públicas. Pero la vigencia de un esquema cambiario de libre flotación también

resulta obviamente contradictorio con la posibilidad de realizar – sin que ello repercuta en una insostenible presión sobre el mercado de cambios, con sus consecuentes impactos sobre el nivel general de precios - políticas de demanda dirigidas a viabilizar las potencialidades productivas que se han abierto a partir de la devaluación competitiva operada en nuestra economía.


Dicho en otros términos, por un camino o por otro necesariamente hay que poner en discusión la conveniencia de que en la presente fase de la crisis la Argentina instale transitoriamente un esquema de control de cambios adaptado a las condiciones del presente. Sería fatal desconocer que un escenario donde se plantee la opción de avanzar en la instrumentación de un programa alternativo sin la asistencia financiera del FMI previsiblemente derivará en un proceso de fuertes presiones sobre el mercado de cambios, fuga de capitales y probable caída de reservas. Ahora bien no puede ignorarse que cualquier posibilidad de avanzar en una salida virtuosa del corralito financiero y de recomposición del crédito productivo también reclama la vigencia de un anclaje en el mercado de cambios.
Condiciones objetivas para el control de cambios

Un programa económico alternativo que en lo inmediato no recurra al auxilio del FMI cobra mayor asidero en el marco de un escenario de cuentas externas que se proyecta superavitario para el corto y el mediano plazo. En efecto al amparo de una depresión económica que provoca un desplome en el nivel de importaciones, de la mejora en el resultado en la cuenta de servicios reales como consecuencia de la devaluación y de la reducción en el pago de servicios financieros que deriva del default, la Argentina generará en 2002 un superávit en su cuenta corriente en torno a los 6.000 millones de dólares.


Sin embargo habida cuenta de la elevada concentración que en la economía argentina presenta la oferta de dólares comerciales ( las 80 primeras exportadoras explican prácticamente el 70% del total de las exportaciones de las cuales, a su vez, el 60% está en manos de conglomerados extranjeros o empresas trasnacionales ) nada garantiza que en los hechos esta situación favorable en términos de disponibilidad de divisas se exprese en un proceso de revaluación de la moneda argentina y/o en un una recomposición del nivel de reservas. La experiencia reciente es elocuente a la hora de mostrar el elevado comportamiento especulativo y la fuerte capacidad desestabilizadora que tienen los principales oferentes de dólares comerciales.
La Argentina no puede darse el lujo de seguir perdiendo reservas. Desde la instalación del corralito financiero el 3 de diciembre de 2002, el BCRA ya lleva registrada una caída de reservas superior a los 2000 millones de dólares, cifra que se suma a los 10.000 millones que ya se habían fugado a lo largo de los doce meses anteriores. Aún con el acuerdo del FMI todo indica que la inercia del actual esquema conduce a que este proceso no detenga.
Desde mi punto de vista la opción estrégica de interrumpir la negociación con el FMI y plantearse un programa diferente requiere inevitablemente que el Estado argentino se apropie del excedente externo que en el corriente año generará nuestra economía. Para ello es necesario recrear temporariamente los mecanismos de control de cambios.
No es un dato menor señalar que una decisión de esta índole se plantea en el marco de un escenario internacional caracterizado por el muy bajo dinamismo de los flujos de capital hacia los países emergentes, y particularmente hacia América Latina. Dicho en otros términos, no cabe duda que en un contexto expansivo de los flujos de capital la adopción de control de cambios por parte de la Argentina actuaría como un mecanismo fuertemente revulsivo que desestimularía el ingreso de capitales. Pero este no es el acaso de la actual coyuntura internacional.
No obstante también es importante señalar la urgencia que la Argentina tiene de recuperar flujos de inversión directa por lo cual cualquier medida que se adopte en materia de regulación del mercado de capitales tiene que ser coherente con ese objetivo prioritario. En consecuencia hay dos cuestiones que es necesario discutir:


  1. Que en la presente fase la Argentina opte por no recurrir a un acuerdo con el FMI no debería significar, al menos en la formalidad, plantear una ruptura con dicho organismo. Una condición necesaria para tornar viable tal alternativa es la continuidad en los pagos de los compromisos externos con los organismos internacionales, haciendo uso de las reservas si el cronograma de vencimientos así lo impusiera.




  1. No restringir las transferencias en concepto de servicios financieros por parte del sector privado. No cabe descartar, en cambio, la imposición de restricciones transitorias a la importación de ciertos bienes suntuarios ( debería estudiarse el instrumento más adecuado - aumento de aranceles, prohibiciones, etc )

Experiencias más recientes de control de cambios


Malasia constituye un caso interesante a considerar a la hora de evaluar experiencias de países que buscaron una salida a la crisis cambiaria y financiera sin recurrir al auxilio del FMI y, por lo tanto, dispusieron de los grados de libertad necesarios para desenvolver políticas macroeconómicas expansivas. Los datos empíricos parecerían demostrar que de la comparación con aquellos países que alternativamente optaron por recibir la ayuda del FMI y someterse a la condicionalidad de sus programas de ajuste, se desprende que Malasia registró mejores resultados relativos en términos de más rápido ingreso en un sendero de crecimiento, menores caídas en el empleo y en los salarios y más acelerada recuperación del mercado accionario ( ver Dani Rodrik “¿Did the Malaysian capital control work?”, febrero 2001 ).
En septiembre de 1998 ( tres meses despúes de iniciada la crisis ) Malasia impuso el control sobre las transacciones de la cuenta capital, fijó el tipo de cambio en un nivel que suponía una revaluación del 10% respecto a la cotización alcanzada por el ringgit inmediatamente antes de los controles. El objetivo primario de esta medida fue el de cortar la fuerte presión especulativa en contra de su moneda. Para evitar la salida de capitales con sus consecuentes presiones devaluatorias se prohibió por un año la repatriación de inversiones. Simultáneamente con el fin de reavivar la demanda interna redujeron las tasas de interés de referencia y desenvolvieron políticas monetarias y fiscales expansivas.
La preocupación del gobierno acerca del imapcto potencial de esta medida sobre los flujos futuros de capital, particularmente los de inversión directa, determinó que no se impusieran restricciones sobre la cuenta corriente, tanto en lo referido a la remisión de utilidades, pagos de crédito comercial, etc. En mayo de 1999 ( ocho meses después de impuestos los controles ) Malasia retornó a los mercados de capitales con la colocación de un título por 1.000 millones de dólares pagando una sobretasa de 330 puntos básicos.
Consideración final
La convicción de que es posible encarar un programa económico alternativo al que está planteando el gobierno sin recurrir a la asistencia del FMI no debe subestimar la importancia vital que para tornarlo viable tiene el factor político. Dada la dimensión del desafío que se plantea no sólo en términos de confrontación con el pensamiento único, receración de los mecanismos del Estado necesarios para instrumentarlo así como también en cuanto a las dificultades y sacrificios que inevitablemente el cuerpo social y económico deberá continuar enfrentando por un largo tiempo la cuestión decisiva pasa a ser, una vez más, la articulación política necesaria para garantizar y dar legitimidad al logro de un proyecto alternativo de desarrollo.

Mercedes Marcó del Pont



FIDE

15 de Abril de 2002


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©atelim.com 2016
rəhbərliyinə müraciət